miércoles, 28 de abril de 2010

Carl Schmitt en Argentina


Para ellos, citar a Carl Schmitt, jurista de derecha, católico y compañero de ruta del nacionalsocialismo en los años ’30, supone ser neonazi o algo por el estilo (ilustres escritores, ensayistas, políticos y filósofos del siglo XX quedarían inmediatamente bajo esa sospecha: entre nosotros podría citar a Pancho Aricó, fundador del grupo Pasado y Presente y uno de los más refinados intelectuales de la izquierda, que editó y prologó un libro del jurista alemán; o a Jorge Dotti, profesor de filosofía moderna, autor de un voluminoso y erudito libro sobre la recepción de Carl Schmitt en Argentina y él mismo un confeso admirador del jurista sin por eso abandonar sus perspectivas democráticas; lo han citado liberales, conservadores y marxistas, de la misma manera que Jacques Derrida le dedicó un libro, Políticas de la amistad, para analizar sus ideas, o, más lejos en el tiempo, el filósofo judeo-alemán Walter Benjamin elogió sus escritos tempranos como un material sin el cual él no hubiera podido avanzar en sus reflexiones sobre la modernidad, la violencia y la soberanía y, muy cerca nuestro, el filósofo italiano Giorgio Agamben no ha dejado de citarlo para intentar pensar el “estado de excepción” y la problemática del poder).

Mensaje a la editorial Homo Sapiens: pdría la editorial reeditar la obra del Profesor Jorge Dotti ;"Carl Schmitt en Argentina". Ojála que todo este "Boom"de Carl Schmitt sirva para reeditar obras del jurista alemán.

3 comentarios:

Charlie Boyle dijo...

Goliardo, es interesante citar el post de ayer de Artemio aquí, no por su contenido sino por sus comentarios. este post es una prolongación de aquel

Goliardo dijo...

si.¿Te acordas la carta de heidegger a Marcuse que postee? Bueno, con Schmitt hay que hacer todo un trabajo para separar el pensador del Schmitt histórico. La carga historica que tiene el nombre Carl Schmitt es muyy fuerte. Romanticismo politica es una obra de juventud y despues de 80 años recien se tradujo al castellano. ¿puede ser? Pienso en Maquiavelo y la mala fama que le hizo el liberalismo economico y la iglesia; tambien Gramsci que dentro del marxismo fue un hereje por mucho tiempo. me gusta que se hable de Schmitt, quiza algun editore se apiada y reedita en argentina obras del aleman; asi uno no tiene que comprar de Alianza que es un afano, carísimo. ojala el debate sirava apara editar.

exgalewski dijo...

Todos los schmitianos en Argentina son antiperonistas y antikirchneristas confesos. Obviamente, la reivindicacion que hace Schmitt de la acción estatal es loable. Para en Argentina cuando los académicos citan a Schmitt lo hacen para condenar al peronismo como otro fruto podrido de la modernidad política. Puro populismo degenerado.