viernes, 22 de julio de 2011

En fútbol, prefiero la Aristocracia


Argentina debe tener una forma de organización táctica donde las parten puedan funcionar sin oponerse una de otras. Argentina debe seguir, en el plano de la teoria politica, el ejemplo de Esparta (Héctor Cuper por años llevaba entre sus pertenencias La Republica de Platón).

El fútbol no es una democracia. Tiene funciones distintas. Quizás sea Bielsa el único jacobino que pudo organizar un equipo donde todos (defensores, volantes y delanteros) defendían y atacaban. Respeto esa forma de organización estratégica del fútbol, no la comparto. Me parece un desperdicio que un delantero como Messi (en su momento Saviola con Bielsa debía seguir al marcador de punta hasta el fondo para que no tirase el centro) deba defender o volantear. Tampoco un jugador como Riquelme debia ser desperdiciado en roles que no son propio de un caballero del futbol.

El fútbol por si mismo es aristocrático. Siempre hay mejores y peores, lo que un técnico debe hacer es equilibrar las fuerzas. Y no creo que todos deban atacar y defender. Los sabios deben gobernar (Messi); los guardianes deben defender (defensa y arquero), y los zapateros y carpinteros deben trabajan laboriosamente (medio campo). El equilibrio entre defensa, medio campo y delanteros es el secreto de un buen equipo de fútbol. La moral espartana tampoco está de más.