miércoles, 22 de abril de 2009

El Nombre De La Rosa


Todos recordamos la escena de Adso con la joven muchacha campesina en El nombre de la rosa. Un mancebo discípulo de un sacerdote franciscano, fue sorprendido por una muchacha infernal, es decir, una bella joven pobre y muerta de hambre. La muchacha había ingresado a la Abadia de los bendecidos con el simple hecho de robar comida (¿robar?), y mientras, escondida por el susto de ser atrapada robándole a Dios, se encuentra con Adso entre las bolsas de comida. Hacen el amor en el templo de la contemplación y el silencio. Adso se enamora –no era para menos-, pero su vocación (o inseguridad, llámese como quiera), lo lleva a seguir los caminos del señor. El joven muchacho recordó toda su vida a esa deliciosa criatura de Dios. Pensó en su pobreza y se preguntó mil veces en la almohada sobre la vida terrenal.

Las andanzas de frailes, curas, monjas, papas y obispos es algo de lo que no se habla. La hipocresía es moneda corriente.

Hoy tenemos un Adso entre nosotros que ha sembrado de Rosas el camino, no seamos inquisidores.



18 comentarios:

Daniel Mancuso dijo...

YO me hubiera quedado con la piba, en vez de seguirlo a Guillermo de Baskerville (Sean Connery)...

Goliardo dijo...

viste que buena estaba?

será cosa de encerrarse por la epidemia de dengue y escribir un nuevo Decameron.

PampALivre dijo...

Realmente. Concibo una nueva versión del NdlR: ella es una hermosa muchacha paraguaya... Al menos nuestro Adso ha llegado a ser presidente. En cambio aquél Adso siguiendo a su maestro, ¿pretendía heredar la luz de Guillermo de Occam, perdón, de Baskerville?

MP dijo...

Era un niña preciosa, creo caribeña, llamada Valentina Vargas. Ahora está hecha pelota. Laburó en algunas pelis clase Z y pesa unos cuantos kilos más, demostrando que muchas veces el cine es más poético que la vida, dado que nos quedó para siempre la imagen de esta niña roñosa y bella con la que todos quisimos hechar un polvete.
Un agregado insignificante. En las apostillas, Eco aclaró que guillermo de Baskerville NO ERA el Occam ni mucho menos.
Un saludo

MP dijo...

Rectifico un dato: la niña es chilena. Reitero, chilena.

Goliardo dijo...

Cine contexto. Estamos para Encuentro che. Nombres de actores, citas filosóficas, política latinoamericana, mujeres bellas. ta bueno.

Volviendo con los guillermos. Hay una compilación de un profesor de filo medieval, Bertelloni que se llama “Para leer el Nombre de la rosa”, en donde se compara la noción de causalidad en Baskerville y Ockham. Aparentemente, según dice el autor, un tal Marcelo Ferrari, Eco “suele hacer coincidir el pensamiento de su personaje, con el del filosofo medieval Gullermo de Ockham”. Pero después analiza a fondo ambas concepciones y son distintas en matices conceptuales. Pero en lo que tiene que ver con “escepticismo” metafísico sobre la causalidad, coinciden que sólo se llega a través de la observación. Esto lo desarrolló muy bien, Hume es su tratado. Supongo que lo que dice Mario, y seguro se refería a éste matiz Eco.

Busqué la escena lujuriosa de Adso y la joven para verificar empíricamente los buenos argumentos de la muchacha campesina, pero no lo encontré.

Pampalivre dijo...

MP, ciertamente Eco pudo decir eso. Y está bien que él exprese aquello. Por mi parte no suscribo a lo que un autor pueda decir de su obra, por la simple razón que el lenguaje la trasciende, nunca es importante lo que un autor pueda decir de su texto, el autor ya no es autoridad, simplemente porque el texto ya no le pertenece. En mi experiencia de lectura, de acuerdo al contexto de interpretación que pude hacer, el Guillermo de Eco está cargado de occamismo. Desde luego que no son la misma persona, eso es evidente. Es parte de un guiño que entiendo se ha permitido el autor, no casualmente se llama Guillermo el protagonista, y uno aprovecha esa circunstancia para hacer valer cierto juego interpretativo. Saludos.

Pampalivre dijo...

Tal cual, el gran Bertelloni, que hace unos cuantos años dictó un seminario a partir de la novela y del cual se editó un libro muy recomendable. Saludos.

Pampalivre dijo...

Tal cual, el gran Bertelloni, que hace unos cuantos años dictó un seminario a partir de la novela y del cual se editó un libro muy recomendable. Saludos.

MP dijo...

He tenido una pequeña diatriba sobre esta novela hace poco, pero sobre Borges. En este caso, retrocedo gustoso ante los que saben. Es evidente que el método de "observación de la naturaleza" de Baskerville coincide aproximadamente con la teoría empirista de Occam, ambos muy aristotélicos. De todos modos, obedeciendo al nominalismo, Guillermo de Baskerville nos empuja directamente al "método deductivo" utilizado por Conan Doyle para Sherlock Holmes (y su única novela, el Mastín de Baskerville), que fuera creado por Edgar Allan Poe para su Auguste Dupin.
Igualmente coincidiremos en que el Guillermo de la novela de Eco es un personaje fascinante y con unas pinceladas modernas que constituyen deliciosas anacronías en su rica personalidad.
un saludo

LeoAbsurdo dijo...

Me acuerdo. Se daban masa entre la paja, en el suelo, a la luz de las velas. Buena peli. Un poco pretenciosa para mi gusto, pero envejeció muy bien.
AGuante Lugo che, un maestro

walter besuzzo dijo...

Habiendo rozado ese mundo tambien recuerdo la escena del San Francisco de Zefirellli cuando el amigo ve un par de tetas amazando el pan en el pueblo y ahi entiende porque no lo habian rapado por entonces empece a dudar de mi vocaciòn sacerdotal que suerte que tuve !!!!!!!

walter besuzzo dijo...

amasando

MariLú dijo...

Yo banco a Lugo a muerte!

(cumpa Lugo, yo tengo dos hijos... si queres hacerte cargo no me ofendo eh?)

Libres y Salvajes dijo...

Guillermo de Baskertville= G. de Okham (creo que eran asi los apellidos) todos unos adelantados para su epoca. LO mas interesante de todo es, "reirse era manifestacion del demonio" (complicada la cuestion) Otra, la pelicula tergiversa varias cuestioncillas, como por ejemplo, cuando se van los amigos inquisitores y vuelcan en la carreta, hecho no presente en el librito por ejemplo...
Muy bueno su blog, mas que nada por Cioran!
saludos

Fernando Terreno dijo...

Me olvido de Lugo y me parece buenísimo lo que recuerda Libres y Salvajes: "La risa es una manifestación del demonio"
Es la costra judeo-cristiana que no puede contra el deseo (y la risa) a pesar de tener tantas "franquicias" y "sucursales" abiertas y del "lobby de New York".
Me parece que cada uno de nosotros salió para cualquier lado, menos para el hermano país de la guarania.
Fernando

Aliro Ramos dijo...

Lugo es uno de nosotros. Un hombre más.....El celibato no debería ser obligatorio bajo ningún Régimen. Saludos

Anónimo dijo...

Buenisimo!! Te lo robo y lo voy a publicar en mi facebook, con agradecimiento por supuesto. Banco a Lugo a muerte!!

Fernando López