jueves, 9 de julio de 2009

El Tedéum



Mientras el Tedeum enseña el camino del diálogo, recuerdo unas palabras:

“Hombres necios que acusáis
a la mujer sin razón
sin ver que sois la ocasión
de lo mismo que culpáis”(1)

Escucho las palabras infames de los famosos sermoneros y no logro conciliar mi cara con mis gestos. y se me ocurre escribir estos versos:

“Infame iglesia que culpáis
de soberbia y desamor,
sin ver que sois portador
de lo mismo que acusáis.”

La iglesia hondureña apoyó el Golpe de Estado en Honduras. También el cardenal gorila de la usurpada nación amenazó con muertes si el presidente constitucional Manuel Zelaya regresaba al país. Saldo de la cuestión, un joven de 19 fusilado por fusil matador activado por un matador militar. Un asesino. En el velorio del joven asesinado no se vieron sotanas, ni se escucharon sermones, sólo llantos de niños, niñas, padres, madres, amigos, primos; que junto a Dios, condenaron la injusticia del poder matador.
Velorio de Isis Obed Murillo, joven hondureño asesinado por la dictadura hondureña.


(1) Sor Juana Inés de la Cruz.

1 comentario:

Aliro Ramos dijo...

Disculpa....La Iglesia Catolica, siempre apoyo los golpes de Estado. Pero quedate tranquilo que esa caja donde mira la negrita vamos todos. y saber quien esta en el fondo de esa caja? Dios, y ahí los quiero ver. Saludos