lunes, 15 de diciembre de 2008

Mi amigo Miguel de Unamuno


Mi amigo, me da sed de muerte
En Su hambre de inmortalidad.
Si, quiero ser un Hombre inmortal,
Quiero maquillarme para la muerte.
Quiero estar preparado para cuando
Ella venga con su amor infernal.

Es el último deseo, o un cigarrillo,
O un traje gris para los íntimos.
Quién no ha de beber el trago
Que embriaga la vida, -Yo invito-,
En este mar de penurias;
A bailar con la vida de olvido

O no ahogamos en la esperanza
Alcoholizados de el trago espeso
Fuerte y dulzón de la vida;
O nos entregamos a la pelea
Contra el insignificante destino
En la cual no se puede ganar.

Quiero pelear, pero me falta fuerza.
Su “Sentimiento trágico de la vida”
Es un argumento difícil de rechazar.
Todos tenemos sed de inmortalidad.
Déme un trago de lo que profesa…

Mi amigo.

1 comentario:

Aliro Ramos dijo...

Estoy leyendo justamente de Unamuno, La Niebla....Sin Duda, despues de Borges y sus historias, lo mejor que he frecuentado. Saludos