lunes, 8 de diciembre de 2008

El hombre que está solo y espera...


Hace unos días que no escribo nada, ni siquiera tengo imaginación para comentar los excelentes posteos de mis cumpas, sólo se me ocurre algo asi: “¡muy bueno che, te pasaste!”. Tampoco escribo poesía, mucho menos puedo tocar la guitarra; en una agarrada de perros, el mío Diógenes, se agarró con el perro de mi primo (en “enano”), yo quise separarlos, y recibí una mordida en la mano izquierda, así que ando como el “Mariachi”, sin poder tocar por una herida en la mano.

Miro en la biblioteca y veo, están allí esperando: Miguel de Unamuno, Jauretche, Sartre, el gorilón de Martinez Estrada, Scalabrin Ortiz, Montaigne y sus ensayos, Marcuse, los clásicos de la historia de la filosofía; Platón, Aristóteles y su ética, algo sobre Seneca, Lucrecio y el gran poema sobre la filosofía de Epicuro, San Agustin, Escoto Eriugena, Spinoza, Hegel, Nietzsche, Erasmo de Rótterdam, etc. Miro la biblioteca, agarro un libro, lo hojeo y lo vuelvo a guardar. Prendo la compu, leo las noticias, y no encuentro ninguna infamia con nivel como para escribir algo. Ni si quiera la cara de Nelson Castro me sirve para escribir sobre la comedia, o sobre la tragedia.

Voy a ver si me inspiro, aunque a estas alturas no se me ocurre nada.


1 comentario:

Un fulano escribió dijo...

Ya aflorará bastante mas creatividad de la que tenés y demostraste en lo que vá de este Blog, pero cuando uno no está inspirado y querés escribir o postear y ves que no t sale t genera una impotencia barbara, t entiendo.