domingo, 31 de agosto de 2008

Herencia pa´un hijo gaucho

JOSE LARRALDE
.
.
Fragmento (III)
.
Quien enseñe lo aprendido
aprende por enseñar.
Quien se larga a caminar
y quien camina hace rato
no ha de importar le el zapato
por más que duela al andar.

Cada hombre sabe mucho
de lo poco que aprendió.
No vale por lo que dio
sino por lo que ha de dar,
o mucho habrá de llorar
la madre que lo parió.

Cuando el brazo, pasa y queda
el sudor que lo empapó,
cuando el pescuezo dolió
por tragar un pan reseco,
del tiempo el manto es un fleco
en la historia que lo historió.

Quizás nadie quiso darle
mas que olvido a su recuerdo.
Y algo peor, por no saberlo
el hombre desagradece
y en los ojos de las reses
fija los suyos el cuervo.

Antigua forma de andar
recostao pa´no caerse
el hombre por no atreverse
se atreve a cosas tremendas.
A veces los hace a sabiendas
y sin saberlo otras veces.

Y de puro acostumbrao
camina sin saber donde
y casi siempre responde
al primer grito de alerta.
La vaca que entra en la huerta
sabe que no, pero come.

Nadie se asombre ni piense
que soy un maleducao.
Nadie se vea incomodao,
ni nadie se crea ofendido.
Tan solo pienso y les digo
algunas que yo he pasao.

El que quiere que me atienda
y el que no, que se haga el oso.
No las voy de refaloso
porque no nací pescao.
Camino sobre un pasao
limpio, sano y respetuoso.

Siempre tuve por costumbre
y por pura convicción,
ser ante todo varón
sin dobleces, ni mentiras,
por eso es que alzo mi lira
libre, cual vuelo e´gorrión.

Jamás pretendió mi canto
ser castigo pa´ninguno.
En reflexión me consumo
y en reflexión se baraja,
que el que tuvo cola e´paja
solito le brotó el humo.

Tal vez ni podría mi copla
y ojalá Dios sucediera
cantarle al gato, a la pera
o al pan de la buena mesa,
y en vez de cantar tristezas
alegrías verdaderas.

A naides le ha de doler
la verdad si la conoce.
Tal vez no le cause goce,
tal vez le incube rencor
pero es pior ese dolor
porque su alma reconoce.
.
No hay cárcel mas verdadera
pa´l hombre que tiene Dios
que ser sordo a toda voz
y ser mudo a toda oreja.
El alma se pone vieja
sin consuelo y sin perdón.
.

4 comentarios:

Gonzalo Agustin Sueiro dijo...

que grande el pampa!!!

el lechuzón por ojudo
oserva desde el alambre
pero va a matarse el habre
a la cueva del peludo!!

tres veces tuve oportunidad de verlo, y realmente es un maestro.
llevo la música del pampa todo el tiempo en mi cabeza!

saludos

GAL dijo...

Hola Soy Gal, no nos conocemos, pero leo tu blog y ayer navegando encontré esta nota en un blog de España sobre el accidente de Barajas y los blogs Argentinos. Ahí te nombran,. Saludos Gal
http://registromundo.blogspot.com/2008/08/todos-conectados-desde-espaa-blogueros.html

MP dijo...

Gracias por pasarte por mi blog. Veo que tenemos coincidencias. Es bueno encontrar "cumpas" que miren la realidad como lo hace uno, por fuera de la bosta multimediática. Un gustazo!
MP

lalo dijo...

Larralde Z-A-R-P-A.

Saludos