miércoles, 10 de junio de 2009

El hombre que está solo y espera


Esto escribí el 2 de abril:

"No existe otra palabra más significativa para expresar la escena dantesca de ayer, cuando la selección Argentina perdía 6 a 1 frente al dignísimo equipo de Bolivia. Hecatombe se llamaba en la religión griega al sacrificio de animales, en especial de bueyes. Un matadero no seria una hecatombe, porque difiere la motivación y significación del hecho. La hecatombe tiene características religiosas, mientras que el Matadero tiene un fin terrenal o alimenticio."

Hoy Argentina perdió 2 a 0. Mañana se van a discutir las grandísimas cualidades de Ecuador, el problema de la Altura y demás boludeces que se dicen para evitar "hecatombes". Todo el ejército mercenario -de sicarios, de chupamedias, de amigotes de Maradona-, intentará evitar las críticas. Nadie va a decir una palabra, mientras que Pagani va a ser tildado de viejo atrasado y bohemio. Ya lo veo a Palacio, Recondo y demás pelafustanes tratando de evitar la malaria, que ya empieza a vislumbrar en el horizonte.

Scalabrini Ortiz escribía en “El hombre que esta solo y espera” sobre el espíritu de la tierra. Cito:

“Si por ingenuidad o fantasía le es enfadoso concebirlo, ayúdeme usted y suponga que el 'espíritu de la tierra' es un hombre gigantesco. Por su tamaño desmesurado es tan invisible para nosotros, como lo somos nosotros para los microbios. Es un arquetipo enorme que se nutrió y creció con el aporte inmigratorio, devorando y asimilando millones de españoles, de italianos, de ingleses, de franceses, sin dejar de ser nunca idéntico a sí mismo (...) Ninguno de nosotros lo sabemos, aunque formamos parte de él... Solamente la muchedumbre innumera se le parece un poco. Cada vez más, cuanto más son. La conciencia de este hombre gigantesco es inaccesible para nuestra inteligencia. No nos une a él más cuerda vital que el sentimiento"

¿Cuánto habla de nosotros Don Scalabrini? ¿Cuánto habrá sufrido este gran argentino para describir lo que no podemos ver como argentinos?

Cuando llegó el Diego a la selección, pensé que se venia “el espíritu del potrero”. Me ensarté como un candidato de bataclana.

Riquelme “me despertó del sueño dogmático” y me dijo entre sus jugadas quejosas que “el espíritu del potrero” todavía intenta desocultarse de la técnica y del dinero.

Cappa también me enseñó que el potrero puede ser autoridad ética y estética, que el simple hecho de ser "fútbol argentino" lleva consigo un imperativo de si mismo, y “es el espíritu del potrero” que retorna desde las cenizas para invitarnos a sentir como argentinos.

Hay un “hombre que está sólo y espera” y es nuestro estilo cachetearlo y culpar al sino cruel de esta vida sin sentido.

5 comentarios:

CASPA DE MALDITOS dijo...

Seguro. Pongan a los pibes de Huracán y asunto arreglado. Ah, y déjenlo a Andújar
Pd: Hecho va con hache. Lo pusiste sin

Abrazo!

Gonzalo Agustin Sueiro dijo...

muy bueno cristian. Da lastima ver ahí a maradona, por lo que significó como jugador de la selección, pero él debería reconocer que hay algo que no puede transferir, tiene un saber que no puede ser explicado, él cree que sí, y eso es un error.

Estos jugadores ganan millones, la mayoría estaba de vaciones porque terminaron sus temporadas en europa, los únicos que jugaron bien, caso andujar, la bruja en el partido pasado, o el pibe de velez que se mando alguna cagada pero cumplio, todavia esta jugando, sus mentes estan conectadas al futbol, no a los autos, las minas, las vacaciones.

ayer me llamo la atencion que la television hablara del pena que erró tevez, de la pelota que le atajaron a gago, pero no nombraron el gol que se come mesi debajo del arco, tras el pase de heinze.

como me duele ver esta selección, y lo peor es que vamos a terminar culpando al jugador, que en el 90' nos llevó hasta la final, con un pie infiltrado, con un dedo lleno de pus, lesionado pero con muchisimo amor.

el filomata dijo...

Y si. Maradona creyó que podía. No veo táctica. No me lo imagino diseñando. Escuché ayer -como vos decis- la altura y la coartada que significa que los jugadores no puedan estar más tiempo juntos. Que la camiseta pesa, mucho pesa? tanto para que el 9 de San Lorenzo pase inadvertido?

Nos vemos

Goliardo dijo...

Gracias Caspa por la corrección, se ve que no me tiró el error la maquina y lo mande así, después me fui a estudiar sin leer lo escrito.

Cuando asumió Maradona el viejo Pagani dijo: “muchachos, seamos buenos. La euforia por maradona va a durar dos partidos y después vuele todo a la normalidad.”

Yo también creí que el Diego iba a llenar la cancha con el “espíritu de la tierra”, y me ensarté como un gil. Lo primero que hizo fue pelearse con Batista, después con Bilardo, después con Riquelme. ¿Alguien me puede decir qué méritos tiene Mancuso?

No se como va a terminar esto, yo dije hace tiempo que se venía una hecatombe y creo no haberme equivocado.

Mono dijo...

Maradona es un improvisado total, no sé si tiene el título de director técnico; pero vamos, que esto es un negociado con al capo0ne grondona...
seguro, cuando se vaya este tipo, podremos ver la resurrección del fútbol nacional, y la vuelta del loco Bielsa.
saludos