viernes, 4 de julio de 2008

Lo que dejó el Martín Fierro (silencio)



Es notable, el silencio en el “Martin Fierro”, y pensar que José Hernandez pensó su Fierro como queja o panfleto político. Lo que se dijo fue poco, porque a esta altura pedir “dialogo” o pedir “Paz”, es como quedarse callado. Lo de Lanata fue como una payada del Viejo Vizcacha. Lanata fue tan aplaudido como Llamas de Madariaga. ¿qué va cha che?


Palabrear por el aplauso
Es zoncera muy conocida,
Lanatear no es ser fierrista
Eso es ser gallo claudio.
Periodismo es ser “fierrazo”
Aunque se grite en la luna,
Las miserias en la Puna
O los clarines odiosos,
Los aprietes mafiosos
Del noticiero de la una.

Es muy claro el actual sentir
En la clase paqueta,
Como la vieja concheta
Que compra el diario "perfil"
Con misma fuerza aplaudir
A Denis y al viejo Llamas,
La panza del gordo Lanata
O el vestido de la cuiquita,
Asi celebró Ernestina
Repiqueteando sus palmas.

Una forma de mentir
Es el silencio suntuoso,
Se hacen los resbalosos
Pa evitar el decir.
Hipocresía es fingir
Palabrita por palabrita,
Es una ciencia maltita
El palabrear por la plata,
El dólar esconde la maña
Y el ahorro la desidia.


Decir la verdad es jugarse
El pellejo en la parada.
No recibir la cobrada
Es no tener pa cebarse.
El mentir es refugiarse
En el rancho con estufa
Rodeado de pura chusma,
No es vivir gauchamente
Las verdades no se venden
Por más triste cebadura.


1 comentario:

natanael amenábar dijo...

Me pareció lo mismo, que no lo aplaudían mucho. Se lo llevaron como aquella enfermera al Diego al antidoping en Estados Unidos 94 ja ja. Mucha Efedrina Lanata!

Respecto de Ernestina es peor porque su hómima dueña del Grupo para el que trabaja es un figura que se contrapone a sus propios padres por lo que no se dice de su posible expropiación.