lunes, 15 de septiembre de 2008

Pequeños y medianos intelectuales


Buscando información sobre el programa de Andy, me encuentro con esta nota en la revista Noticias, y leo:

“La izquierda cultural o -si se prefiere- el progresismo, dominan sin disputa los espacios culturales disponibles, entiéndase universidades públicas, centros de investigación, bibliotecas, suplementos literarios, editoriales, revistas culturales, centros de exposición, museos, teatro, cine, radio, televisión... y cuánto yo haya pasado por alto y el lector desee agregar.”

¿Quién escribió esto? –No fue Morales Solá, tampoco Beatriz Sarlo, mucho menos el caso perdido –según Feinmann-, don José Sebreli. Fue un representante de los “pequeños y medianos intelectuales”, que reclaman contra la hegemonía de la izquierda cultural. Este filósofo con gran capacidad argumentativa, con el pensamiento ultra-critico o superlógico, establece la genealogía de este “estado de cosas”, que es “público y notorio”, y por el cual, el progresismo se ha adueñado de todo ámbito cultural y artístico.

“Tanto en nuestro país como en el resto del mundo occidental este estado de cosas no se ha generado de la noche a la mañana sino en largo tiempo a través de una paciente práctica de poder”

Según el intelectual, este estado de cosas comienza en la década del noventa debido al fracaso neoliberal, y la vocación del poder por parte del “progresismo”.

“Ante la crueldad, desconsideración y vocación minoritaria de las propuestas neoliberales, inaccesibles para el común (¿cuántos estamos en condiciones de ser empresarios exitosos?), la reacción era de esperar. Mucha envidia y resentimiento se incubaron durante la década del ’90 y la izquierda cultural supo aprovecharlo sagazmente.”

Envidia y resentimiento” –Uh, acá el pequeño intelectual se cae para arriba. De un análisis histórico-político, llega a un análisis tilingo. Pero sigamos:

“Pero esto no es todo. A la disposición de los principales resortes, se suman algunos procederes típicos, acaso no del todo recientes, pero notoriamente potenciados por estos días.”

A los principales resortes –esto son la envidia y el resentimiento, claro, es obvio- se suma la omisión de otros puntos de vista. Si uno lee el siguiente párrafo descontextualizado, se podría pensar en una argumentación para una nueva ley de radiodifusión, pero no es así, es una crítica a la izquierda cultural “hegemónica”.

“En primer lugar, la omisión deliberada de los puntos de vista que permanezcan fuera del territorio imaginaria pero efectivamente delimitado por la izquierda cultural, que escapen a lo admitido. Omisión de los puntos de vista quiere decir también, en buen romance, exclusión impiadosa de las personas que los sustentan. La fórmula es tan simple como antigua y eficaz: jamás mencionarlas por su nombre y apellido.
Va de la mano con esto, en segundo lugar, la confección de la agenda, de lo que se ha de debatir. Cuáles son los temas e, incluso, la manera en que ha de abordárselos, las opciones que ofrecen. Sin solución de continuidad, en tercer lugar, la conversión de la problemática vigente dentro del orbe progresista en la única posible, el pensamiento único.”


Después de todas estas denuncias, en la cual, llega a la conclusión de que el marxismo está en un ocaso -similar al escolástico-, el pequeño intelectual ruega por la aparición de un “De Angelis” o un Descartes, para echar luz sobre las tinieblas del marxismo internacional.


.................................................................



“Nadie está exento de decir necedades; el mal consiste en decirlas con pompa”. Ensayos de Montaigne, III,1 “De lo útil y de lo Honesto”

6 comentarios:

Mauri dijo...

Silvio Juan Maresca?
QUIEN ES ?

Goliardo dijo...

Un pequeño y mediano intelectual que lucha contra la tirania de Jose Pablo Feinmann.

nanolefou dijo...

¿Qué payasada es esa?
¿La izquierda domina la expresión cultural?
¿Qué izquierda, Don Maresca?
Cómo me gustaría que le llegara un Rodolfo Walsh, un Ortega Peña...Que escandalete!

Gonzalo Agustin Sueiro dijo...

Mira maresca trabajo en el conicet cuando cavallo los mando a lavar los platos!

*Docente e investigador, Silvio Juan Maresca se licenció en Filosofía en la Universidad de Buenos Aires y en 2002 dirigió la Biblioteca Nacional. Fue también miembro ad honórem de la Comisión Asesora de Filosofía del Conicet (1991-94), vicepresidente de la Asociación de Filosofía Latinoamericana y Ciencias Sociales (1984-93), asesor de la Comisión de Educación del Senado de la Nación (1984-92), presidente de la Fundación Origen (1988-96) y director del Fondo Nacional de las Artes (1989-1992). Especialista en Nietzsche, publica artículos en los grandes diarios argentinos.

lo saque de : http://www.diarioperfil.com.ar/edimp/0183/articulo.php?art=1501&ed=0182

Laura dijo...

Para mí que Maresca es el asesor filosófico de Pinedo...según Fede el PRO también se corrió a la izquierda,.... no hay dudas, un fantasma recorre latinoamérica....

walter besuzzo dijo...

escribia en linea y a veces era columnista de Badia