sábado, 4 de septiembre de 2010

La respuesta de un granuja



Han incorporado una vulgaridad deliberada y despótica a su verba y a su praxis. Alegan que usan vestimenta de burócratas, pero que se enorgullecen de ser militantes. ¿Cómo, quién? Como ese orate del isabelismo setentista sentado al lado de Néstor Kirchner que calificó al Dr. Julio Strassera, fiscal de las juntas militares, de “borracho hijo de puta”.
¿Qué opina de esos tonos y modos? Se lo pregunté la otra noche a un aparentemente fervoroso dirigente peronista de Lomas de Zamora que ahora tiene gravitación fortísima en el aparato del Estado. Ah, bueno, se defendió, pero ese compañero hablaba como “militante”, no como funcionario.






Este artículo muestra cómo esos granujas hacen el mál con pasión

4 comentarios:

Gringoviejo dijo...

Si lo vez,dale saludos de parte de Mariotto.

Luz dijo...

Uhh este tipo me tiene podrida...

voy a mi blog a sacarme la bronca.

Nando Bonatto dijo...

Bueh,creo que Anibal dijo que Strassera es un miserable o cosa por el estilo
Esa suerte de exasperacion en el vocabulario al estilo Carrio RESTA
hay que entender que RESTA

perramus dijo...

Les chórrea la pus a estos primates arboricolas. Siempre es un placer leerte goliardo.