martes, 24 de agosto de 2010

El suicidio de Vargas y Papel Prensa


La República Federativa del Brasil es el eterno espejo de la Argentina. Vieja Republica, República oligárquica; Estado Novo, Constitución del 49; Getulio Vargas, Juan Perón; Pelé, Maradona; Lula, Cristina. Brasil, nuestro gran rival-amigo.

Hoy, 24 de Agosto, día del suicidio del presidente brasilero, Getulio Vargas en 1954, la presidenta Argentina, Cristina Fernández recibe por parte de los representantes del Estado, el informe sobre la adquisición fraudulenta de las acciones de Papel Prensa por parte de diarios argentinos, La Nación, Clarín, y La Razón. Aunque parezca un anacronismo, el suicidio de Vargas y Papel Prensa tienen una matriz común: la corporación periodística.

Brasil estuvo gobernado hasta la crisis del 30 por una alianza agro-exportadora. La política del “café con leche”. Estos sectores políticos ligados a la exportación de granos de Café (Sao Pablo), y carne vacuna (Minas Gerais), gobernó sin alternancia hasta la caída de los precios intencionales en los años 30. Mientras tanto, en el Estado de Río Grande do sul (los más parecidos a nosotros: gauchos, mate, etc), la historia era otra. El Estado cercano a la frontera con Argentina y Paraguay, de tradición militar, Río Gran bahía desarrollada un mercado interno pujante. Con la caída de los precios internacionales de las materias primas, este sector industrial accede al poder. Getulio Vargas en alianza con los Tenentes, llega a la presidencia en 1930.

Mucho se ha dicho sobre la figura de Getulio Vargas. Hay infinidad de textos que comparan el liderazgo de Vargas y Perón. Algunos lo ubican más dialoguista, otros, más estratégicos. Getulio Vargas, Juan Perón, Lázaro Cárdenas, son las respuestas históricas a sus respectivos contextos. La entrada de Brasil en la segunda guerra mundial ubicó a Vargas en una posición anti-eje. La imagen del presidente Roosevelt y Vargas propició un acercamiento diplomático entre ambas naciones. El caucho tambien hizo mucho por dicha diplomacia.

Vargas deja el poder antes de que asumiese Juan Domingo Perón en 1945. La justicia de Brasil no le permitió presentarse en la elección. Posteriormente, Vargas se presentó en 1950 y obtuvo un aplastante triunfo frente a la Unión Democrática.

La oposición a Vargas fue tenaz, y un episodio político cambió la escena de la nación hermana. En 1954, el dueño de Tribuna de Imprenta, Carlos Lacerda, sufrió un atentado. El periodista fue herido, pero la muerte de un allegado desencadenó la estrategia de la oposición. Posteriormente se supo que parte de la custodia de Vargas había estado en el atentado. Esto originó una revuelta que significaría posteriormente el golpe de estado al Presidente Vargas. En este contexto, Vargas se pega un tiro en el corazón el 24 de Agosto de 1954, dejando un Carta en donde denunciaba la traición de sus allegados. Así se despedía el padre de los pobres:

“Luché contra las privaciones en el Brasil. Luché con el pecho abierto. El odio, las infamias, la calumnia no abatirán mi ánimo. Les daré mi vida. Ahora les ofrezco mi muerto. Nada de temor. Serenamente doy el primer paso al camino de la eternidad y salir de la vida para entrar en la historia”

El suicidio de Vargas produjo una revolución popular. Todo enemigo de Vargas quedó en desgracia. Algún historiador se aventuró a decir que el suicidio de Vargas salvó el “popularismo” en Brasil (Tulio Halperín Donghi, Historia de América Latina).

El conflicto entre parte de la prensa, y un gobierno popular, significó en Brasil el fatal desenlace y la decisión del gran Getulio Vargas. El 26 de Agosto escribía John William Cooke en la Revista de Frente:

“El Dr. Vargas cayó victima de los poderes que él había combatido sin vigor, y con los que creyó que podría contemporizar. En su gesto definitivo, pagó el error con su propia vida y esto lo reivindica de su equivocada debilidad. Pero está demostrado una vez más, que las fuerzas de la reacción no perdonan, no olvidan. Y que los movimientos revolucionarios deben proceder, si quieren sobrevivir, con igual inclemencia.” (Cooke, Obras Completas, tomo IV, Colihue, pag 62).

De alguna manera la historia se repite con otras formas. Getulio Vargas, Carlos Lacerda, Cristina Fernández, Héctor Magnetto. En el caso Papel Prensa, debe haber un antes y un después de nuestro 24 de Agosto.

La galería de los patriotas latinoamericana tiene una imagen de Getulio Vargas, obsequiada por el actual presidente de Brasil, que nació 10 días después del 17 de Octubre de 1945.

1 comentario:

Claudia congreso dijo...

Que historia conmocionante! No sabía nada solo había escuchado alguna referencia por arriba. Parece que en esta Latinoamerica estamos siempre dando vueltas y los enemigos son siemprelos mismos.