domingo, 5 de febrero de 2012

Gabriel Katopodis, el valiente intendente de San Martín

El viernes 3 de febrero fue un día muy importante, para los vecinos, militantes y compañeros de la localidad de General San Martín en la Provincia de Buenos Aires. Hay una lectura política nacional pero hay una decisión municipal que solo entendemos los que vivimos en San Martín.

La lectura nacional tiene que ver con la llegada de Gabriel Marioto al municipio para participar de una marcha en José León Suárez para acompañar a los familiares de los chicos fusilados al costado de la vía del tren hace exxactamente un año. La lectura nacional la detalla muy bien Horacio Verbitsky en página de hoy:

“Ambos casos coincidieron con el tercer aniversario de la desaparición de Luciano Arruga y el primero de los asesinatos cometidos en José León Suárez, siempre por personal de la bonaerense. Casal obstruyó la investigación sobre Arruga, al retacear el uso del único geo-radar del país en un terreno en el que se presumía estaba sepultado Arruga y sobre el que avanzaba la construcción de un edificio. También inventó una versión fantástica sobre una banda criminal que habría hecho descarrilar el tren en José León Suárez para saquearlo. El viernes, Scioli dijo que los asesinos habían sido “dos policías irresponsables”, lo cual implica desconocer la cadena de responsabilidades que según la investigación del CELS alcanza por lo menos a sus superiores que programaron y coordinaron la agresión y luego falsearon los hechos para encubrir lo sucedido. Entre ellos están los comisarios Mario Briceño y José Antonio Cortez, ambos confirmados y el primero ascendido por Casal.”

Pero el contexto es situacional. En San Martín gobierna un joven intendente que asumió en una convulsionada municipalidad debido al batacazo que éste le propiciara al aliado de Scioli, ex-intendente Ricardo Ivoskus. La pulseada Mariotto-Scioli empezó en San Martín. Ivoskus tenía el apoyo de Scioli, mientras que Katopodis tenía el apoyo de Mariotto. Es así que Katopodis pudo fotografiarse con Mariotto unas semanas antes de la segunda vuelta en San Martín. Si, la nueva ley de internas funcionó como una segunda vuelta.

Ambigua fue la situación de Katopodis porque internamente y a nivel territorial pudo agrupar al peronismo no barrionuevista, al kirchnerismo en su totalidad y vecinos independientes (Frente Transversal, Movimiento Evita, Kolina, Agrupación Gerardo Vallejo, FUP, ETC). En el municipio había cansancio de la gestión Ivoskus. El apoyo de Massa al candidato Katopodis sirvió para traer a sectores de clase medio, pero esto le imposibilitó mostrarse como kirchnerista a nivel nacional. Pero esto quedo atrás después del viernes 3 de febrero.

El 3 de Febrero del 2011, Franco Almirón y Mauricio fueron fusilados por policías de la bonaerense. En principio se dijo que los chicos habían querido descarrilar un tren con ramas de un árbol. La versión era una burla, alimentada por el ministro de seguridad de la Provincia, Ricardo Casal. Un año después, cambiado el gobierno municipal, los familiares de los chicos asesinados recibieron de manos del intendente el reconocimiento institucional, conjuntamente con la declaración del día “3 de febrero” como Día de la Lucha contra la Violencia Institucional.

En un emotivo acto, el Intendente recibió a los familiares de Franco y Mauricio en el cine Plaza del centro de San Martín. Katopodis es el primer intendente del conurbano que constituye una política de este estilo. Un buen ejemplo para otros intendentes.



1 comentario:

iris dijo...

Ojalá sea imitado por otros. Aunque me temo que la política de Scioli en relación a las fuerzas policiales no va a cambiar...