viernes, 21 de enero de 2011

Eva Perón y el feminismo blanco



Feminismo blanco (gorila-liberal) o feminismo poscolonial

Eva Perón fue incomprendida por el liberalismo, tanto de izquierda como de derecha. En su frente de lucha Eva tenía todo los peor del capitalismo salvaje y del tradicionalismo patriarcal. Así como para el feminismo blanco, Evita significaba la reacción, el tradicionalismo, y para la derecha católica (que fue peronista, pero antievitista) Evita simplemente era Mujer, con eso ya le alcanzaba. Ella no debía estar ahí.

Si uno lee La Razón de mi vida, los discursos de Eva en relación a la misión de la mujeres es muy distinto a lo que se entiende por “feminista”; Evita utiliza la categoría de “femenino” y el rol de la mujer es totalmente dependente del hombre. Dice Evita:

La razón es muy simple: el hombre puede vivir exclusivamente para si mismo, la mujer no. Si una mujer vive para si misma, yo creo que no es mujer o no puede decirse viva… Por eso le tengo miedo a la “masculinización” de las mjeres.”

A una feminista liberal esta frase de Evita le pondría los pelos de punta. Pero para entender el feminismo poscolonial de Evita es necesario entender su obra. Evita es pura revolución, pura filosofía de la praxis.

El peronismo fue un movimiento de liberación nacional que representó a los sectores populares de la nación. Evita peleaba a brazo partido por la liberación de l@s decamisad@s. El partido peronista femenino fue un partido independiente del partido a nivel organizacional. Si el peronismo significó la pelea por los de “abajo”, el partido femenino peronista peleaba por las de “abajo” de los de “abajo”, por las esclavas de los esclavos. En términos de Gramsci, por las subalternas de los subalternos. Evita representa el orgullo de la subalterna. Por eso el feminismo de Evita es un feminismo poscolonial. El movimiento peronista femenino, fue vanguardia en el feminismo poscolonial y se adelantó una 40 años.

La Yapa

La importancia que ha adquirido el velo como signo de dominación es insoslayable en la propaganda mediática y en las discusiones sobre lo derechos de las mujeres musulmanas que viven en el Primer Mundo como si fuesen “víctimas” del sistema patriarcal de sociedades no occidentales en sociedades occidentales. Entiendo la obsesión europea por “desvelar” a las mujeres. Por “quitarles” el velo como signo de autenticidad cultural. Existe una inquietante cercanía entre los discursos coloniales y los de algunas representantes del feminismo occidental, en términos “salvacionistas” a través del modelo occidental por un lado y el discurso del “regreso a la autenticidad cultural” ante la amenaza que imponía para las mujeres lo que un pensador iraní radicalizado denominaba como “intoxicación occidental”, por el otro.” Karina Bidaseca, Perturbando el texto colonial, II, IV, “Feminismo islámico. O loa retórica salvacionista hasta que te hartes”, pag 142




La hija de la presidenta, Florencia Kirchner, y la hija del primer ministro de Turquía, Sumeyye Erdoga

6 comentarios:

ElOtroCampo dijo...

muy buen post, golia! lo voy a subir al blog y al fb! abrazo
d

Goliardo dijo...

gracias

Anónimo dijo...

Dos nenas capricosas hijas de capitalistas sinvergüenzas. Y la gente que se muere de hambre en esta patria, la gente explotada en los trabajos que no le interesa a este gobierno y a los anteriores salvo MARIA EVA DUARTE (lA unica). La inseguridad campeón, porque la hay y bastante, y la educación mediocre que estamos viviendo. En que país vivís y si realmente sos PERONISTA este no es un gobierno PERONISTA como tampoco lo fue menem y otros más. JUGATELA y crítica a este gobierno de sinvergüenzas, JUGATELA HERMANO. EVA, esa si es una mujer carajo. Marxista Leninista.

Paola dijo...

Las mujeres la podemos luchar desde muchos rincones; el feminismo como lo conocemos actualmente es una forma más, más visible y extendida(visibles/as, extendida/o, dirían las muchachas feministas) Siempre que sea desde la coherencia: mujeres que luchan, pero paran la olla de su vida, con todas las letras y en todos los sentidos, conozco muy pocas.

Daniela Godoy dijo...

Muy buen post; en el feminismo, hay de todo, y como feminista me hago cargo.
La cuestión del género está en todos los conflictos, como el más difícil de visualizar. Si hay un pobre, la pobre lo es más todavía por el sólo hecho de su género que la coloca en una postura subordinada al varón pobre.
La guerra contra Evita de mujeres que habían luchado por los derechos políticos y sociales de las mujeres, fue un tema de gorilismo. En ese caso, -como la Unión Democrática, VIctoria Ocampo y Alicia Moreau de Justo- se dieron la mano contra quien no tenía un discurso "feminista"pero hizo e impulsó lo que desde otros espacios no se podía, porque la cuestión de clase obturaba la llegada del discurso y la escucha.
Lo mismo sucede con respecto a la mirada sobre las mujeres en Oriente. Antes de hablar del velo o de la ablación del clítoris, prácticas condenables sin duda, hay que poner en el marco adecuado todas nuestras prácticas occidentales y hacernos cargo de lo que más sutilmente -a través del consumo, los nuevos estereotipos- también padecemos.
Saber que ninguna práctica carece de un contexto histórico y un movimiento: el fundamentalismo islámico fue una reacción ante el colonialismo brutal de Occidente entre otras cosas, me parece. Y que tiene lo mismo de condenable que el capitalismo occidental en materia de género, también.
Es importante escuchar a las feministas islámicas y escuchar lo que tienen para decirnos.
Eva es un ejemplo así como nuestra Presidenta lo es -sin ser "feminista" - porque con su gestión permite que las reivindicaciones y cambios sociales y culturales por los que venimos luchando, tengan impulso.
Antes de la chapa, lo importante es qué estás haciendo.
Excelente post...saludos feministas!

Matías dijo...

Tá muy buena la cita che. Un abrazo.