domingo, 1 de abril de 2012

La Familia y la reacción encubierta en la semántica de la Nación


“Todas las familias felices se parecen unas a otras,
cada familia desdichada lo es a su manera
".
Leon Tolstoi, Ana Karenina


El nuevo anteproyecto de ley para la reforma del Código Civil ya tiene sus primeras manifestaciones reaccionarias. El monopolio del reconocimiento la institucional familiar está por el piso. Argentina es un ejemplo de cómo se puede avanzar firme en la consolidación de nuevos sentidos de pertenencia, dentro de un marco de diversidad cultural y comunitaria. La familia es una de estas instituciones formales de esta nueva realidad.

Desde los escritos de Hegel, pasando por la crítica de Marx y Engels (que escribió la mejor obra sobre esta temática: “El origen de la Familia, la Propiedad Privada y el Estado”), la familia es un campo de batalla en el cual, cada tradición filosófica política pelea por orientar su sentido a lo universal. Cada tradición tiene la posta sobre el tema.

Para Hegel la familia es la unidad indeterminada en el plano del espíritu objetivo. Traduzcamos:

La familia consta de tres momentos para su realización.

(Hombre + Mujer = Hijos)

La familia se realiza en el matrimonio, el patrimonio y la educación de los hijos. La disolución de la familia es la muerte de uno de los conyugues, pero también la independencia de los hijos. Por eso, el movimiento interno de la familia es indeterminado. Siempre hay familia porque siempre hay reproducción de hombre y mujer. En un estado moderno (capitalista), la familia se realiza en Matrimonio, en el Patrimonio y educación de los hijos. Ahí viene la crítica de Marx.

La burguesía desgarró los velos emotivos y sentimentales que envolvían la familia y puso al desnudo la realidad económica de las relaciones familiares.” (Manifiesto del partido comunista, 1848). El capitalismo devoró los lazos sentimentales de la familia. Basta leer alguna obra de Charles Dickens para entender la crítica de Marx. Esta crítica estaba en Hegel, aunque la solución de uno y otro difieren al problema del sistema capitalista y su relación con la familia. Hegel propiciaba un Estado mediador entre conflicto Familia// Sociedad Civil (economía). En Hegel, la familia es un aliado contra las ambiciones del capital y su sistema de enajenación. La familia es un baluarte a defender. Hegel también era conservador. Es la denuncia más importante que encontramos en Marx en referencia a este tema. El capitalismo (puede verse el Capitulo de El Capital “El maquinismo y la gran industria”) enajena a padres e hijos. La familia se transforma en herramienta de producción capitalista. Por eso su critica a Hegel y su concepción de Familia. Si la familia se realiza con el patrimonio y esta es funcional al sistema enajenante, la familia burguesa es parte de esta estructura social capitalista. No queda otra, hay que cambiar las relaciones de producción para que con el nuevo sistema cayera la institucional familiar que tiene en dependencia a mujeres y niños.

Hay otras posturas reaccionarias sobre la Familia. El conservadurismo católico (Pongamos a Juan Donoso Cortes) pone como fundamento a la Familia como base de todas sus contemplaciones. En una interpretación reaccionaria (en sentido literal), la familia es el núcleo a construir. Volver el tiempo atrás y derribar todo lo que la modernidad construyó a través de siglos. Otras formas de familia son elementos de la decadencia general de la humanidad debido a la ambición individualista de la sociedad moderna. La familia es una, mama, papa y los hijos. Esto es un reaccionario, alguien que quiere volver el tiempo atrás.

Y en este contexto, después de un corto recorrido sobre los grandes filósofos, cabe reflexionar sobre la nueva reforma del código civil. Dice La Nación:

la fidelidad dejará de ser un deber conyugal y el adulterio ya no existirá como causal de divorcio. Es que los cónyuges ya no "se deberán fidelidad", sino, específicamente, "asistencia y alimentos". Tampoco estarán obligados a vivir bajo un mismo techo, y hasta desaparece del texto la frase que dice que "los cónyuges deben respetarse".”

La Nación hacer rato dejó de ser un diario Liberal. En un tiempo supo ser el diario liberal más influyente del mundo latinoamericano. Hoy, La Nación es un diario conservador y reaccionario. Sus artículos así lo demuestran: El texto tiene a polemizar y resaltar las nuevas reformas pero desde la negativa. leer atentamente:

Es que los cónyuges ya no "se deberán fidelidad",”

Prestar atención a los “no” de toda proposición que se quiere polemizar y con esto, buscar la reacción:

Hijos. No habla de padre y madre, sino de "relación filiatoria". El hijo podrá llevar el apellido de ambos o de uno solo.

Infidelidad. Deja de ser un deber conyugal. El adulterio no existe más como causa de divorcio.

NOMBRE Y APELLIDO: A la hora de inscribir a su hijo, los padres podrán ponerle hasta tres nombres e inscribirlos con el apellido de uno de ellos o con ambos, en el orden que quieran. El texto ya no habla de padres y madres, sino de "relaciones filiatorias",

Los novios y las promesas de amor no existen para la ley.

Si no hay casamiento, hay que devolver los regalos.

Las personas que deciden casarse podrán firmar un acuerdo prenupcial para mantener separados sus bienes y no tener que compartir su patrimonio con su cónyuge, algo que hasta hoy no está permitido por la ley. Sin embargo, estos acuerdos tendrán sus límites: sólo se podrán firmar antes del matrimonio y no como ocurre en Uruguay, donde se permiten los acuerdos posmatrimoniales. Los matrimonios ya existentes seguirán obligados a compartir el 50% de sus bienes gananciales.

Algunos de los ejemplos de la negativa de La Nación demuestra y resalta lo que “deja de ser” y no los beneficios de lo que será. Poner énfasis en lo que dejar de ser, en un cara manifestación reaccionaria. Ejemplo de lo que será, como una perdida de valores de un mundo indeterminado y sin cambios. Ejemplos de una redacción reaccionaria que trata de resaltar lo que dejará de ser, por lo que será. Típico de un reaccionario.

http://www.lanacion.com.ar/1461395-el-codigo-civil-trae-una-nueva-idea-de-familia

3 comentarios:

Nando Bonatto dijo...

muy pero muy reaccionario
realmente con conceptos patriarcales acerca de las relaciones entre personas .
El amor parece ser una obligacion legal para los redactores de la Nacion.

Goliardo dijo...

si, un imperativo categorico cristiano. son viejos.

iris dijo...

En realidad se lamentan no por lo que no será sino por lo que ya fue. Sólo que ahora el cambio social será refrendado con papeles.