jueves, 16 de febrero de 2012

Hegel y el escupitajo feminista



Hay una lectura feminista de Hegel por el cual lo ubica como el mayor teórico de la mujer dominada por el hombre. En realidad, Hegel es heredero de toda la cultura universalista de la modernidad. Hegel es el máximo teórico de la modernidad, por ende, también será el máximo exponente en la cultura racionalista de occidente. Su sistema intento explicar toda la realizad y sintetizarla en un sistema sujeto-objeto. Pero las feministas tenían razón al criticar la encerrona de la mujer al mundo de la sensiblería por parte de Hegel. Basta leer las primeras paginas de la fenomenología del espíritu, en especial del capitulo VI para entender esta perspectiva critica contra Hegel. Las feministas tienen razón, pero Hegel también. Veremos de qué se trata esta doble certeza.
El modelo de mujer en Hegel es el representado por Antigona. Hegel ve en la “decisión” de Antigona de enterrar a su hermano -contrariando las leyes de la ciudad- al tipoideal de mujer que decide por convicción y relaciones de eticidad natural de parentesco. Desde el plano emocional, Antigona decide en tanto sigue “atrapada” en el mundo familiar de relaciones naturales. Hegel los denomina en el plano de la Epopeya en la contraposición entre dioses Penates y Atenea, es decir, la Familia y la Ciudad, el Pueblo; o también Ley Humana y Ley Divina. La contraposición es clara ANTIGONA Y CREONTE.
La lectura de Hegel del mito de Antigona tiene que ver con el proceso de la conciencia en el despliegue de la individualidad. Ésta va acompañada de la realización de la autoconciencia. Todo el fin de ese proceso es el individuo (Hombre) racional de la modernidad. Pero para llegar a eso, falta la relación entre Hombres y Dioses (Epopeya); el antagonismo entre Hombres y Dioses (Tragedia); y la ruptura entre el mundo de los Dioses y el mundo de los Humanos (Comedia). Aquella célebre cita de Marx del 18 Brumario esta ironizando con esta ruptura entre la tragedia y la comedia que hace referencia Hegel en el plano de la conciencia.
La ruptura entre el mundo humano y el mundo de los dioses queda resuelta en una relación de equilibrio entre desiguales. Pensemos en la Polis Griega y los modelos teóricos-políticos de Platón y Aristóteles. Platón en Republica define a la Justicia como el equilibrio, armonía entre los destinas partes de la Polis, Reyes, Guardianes y Artesanos. Ninguno debía invadir otra función. Eso es injusto. Recordemos el trato en las obras de Platón a Jantipa, la mujer de Sócrates. Siempre quejándose de la filosofía. Decíamos que la desigualdad e el modelo por excelencia en el mundo Griego. La ruptura entre mundo humano y mundo divino queda refle-jada en el rol del Hombre y el rol de la Mujer. El hombre se realiza en la Polis, mientras que la mujer se realiza en la Familia.
En la Familia hay tres tipos de relaciones naturales: Marido/Mujer, Padres/Hijos, y Hermano/Hermana. Apliquemos la dialéctica a esta relación.

Universal Abstracto: hombre y mujer, la unidad en el amor. La media naranja del mito de Aristófanes. La realización de la parte en el todo. El todo es uno en otro y otro en uno.

Particular: El movimiento de la unidad indeterminada deviene en relación entre padres e hijos. Lo otro de sí, es decir, la negación de los padres en un nuevo ser, el hijo. La contradicción dialéctica de la misma unidad indeterminada. No es un externo que viene y choca (visión vulgar de la dialéctica de algunos interpretes de Marx), sino, que la contradicción, la negación, la mediación, es parte del mismo movimiento del ser, es decir, de la primera unidad representada por el Hombre y la Mujer.

Universal Concreto: La negación de la negación, es decir, la relación entre hermano y hermana como producto de la familia.

Es decir, la relación Hermano/Hermana contiene elementos de la unidad pero en otro plano. De esta relación, uno quedara en el mundo divino, es decir,, el decir, la irrealidad, la Ley Subterránea, mientras que otro se desprenderá de la Polis y lograra realizarse en la universalidad de la ciudad. La primera es la mujer, el segundo es el hombre. Cada uno decide sin mediación, determinada por la convicción. Antigona decidía según la convicción, según le dictaba la Ley Divina, y también Creonte pero según la Ley Humana. Esto es la Tragedia.
Es así que Hegel encierra a la Mujer en el mundo de la naturaleza, en el plano de la familia. En la filosofía del derecho (es decir, su texto de teoría política) reforzara esta tesis.
Las feministas tenían razón en escupir sobre Hegel. La mujer ha quedado encerrada en el mundo familiar. Escupir sobre Hegel, también es escupir a la “realidad”. Porque Hegel sigue teniendo Razón (justa o injustamente, no estamos para escupir a nadie). Miremos nuestra historia y preguntemos:
¿Porque no existen los Padres de Plaza de Mayo? ¿Porque no existen los Abuelos de plaza de Mayo? ¿Porque no existen los Padres del Dolor, y sin embargo existen las Madres del Dolor? ¿Porque existe una Susana Trimarco que busca una Hija y no un Padre que busca a una hija? ¿Porque son las Madres las que visitan a sus hijos presos?
El feminismo tiene razón. Pero seria cuestión de pensar a Hegel desde otro lugar. Por lo menos, mientras mujeres le sigan dando razón. La ley divina sigue buscando justicia, porque como dijo Antigona en Diálogo:

¿Quien sabe si allá abajo estas cosas son piadosas?

lunes, 13 de febrero de 2012

¿Y la "Otra"?



"Hay textos filosóficos de Karl Marx que no soy muy conocidos y en los cuales Marx quería la realización total del individuo fuera de los circuitos mercantiles: en el amor, en la relación con los otros, en la amistad, en el arte. Poder crear lo máximo a partir de las disposiciones de cada uno. Tal vez habría que recuperar ese relato del Marx filósofo y olvidar el del Marx marxista."

¿En vez de partir a Marx, porqué no dialogamos con él? Ella, la respuesta

sábado, 11 de febrero de 2012

Antigona y la triste historia del Kakuy



Algunos, los dichosos, los cercanos al Mar, a Dios, tienen la suerte de conocer el mito de Antigona bien de cerquita. Dice el mito que Antigona, por honor a su hermano, y con el deseo de enterrarlo como Dios Manda, hizo una revolución. Antigona, con su “decisión” irrumpió como individualidad frente a la dictadura de lo colectivo, es decir, de la Polis. Antigona hizo una revolución, destruyó la polis, es decir, lo colectivo.

Los que vivimos lejos de la civilización, antes de empezar a caminar, ya estamos sumergidos en los mitos telúricos de nuestros pagos. Es así que algunos conocen primero antigona, y otros, la Historia del kakuy.

Cuenta la leyenda de mi tierra que en el monte vivían dos hermanos. Él cazaba en el monte, y llegaba a casa al atardecer extenuado en busca de agua y comida. En el monte seco, el agua es principal, después viene la comida. Pero la hermana, cansada de servir a su hermano, un día dejó de esperarlo con agua y comida. Ella también quería cazar junto a su hermano. Pero, el hermano sabiendo que la hermana quería ir al monte como hacía él para cazar y recoger frutos, decidió engañarla y llevarla al con otros motivos. La hizo subir a un árbol, con los ojos tapados y la dejó en el monte. Es así que ella empezó a gritar: ¡KAKUY, TURAY! (¡Detente, hermano!)

La leyenda dice que ella se transformó en pájaro, en kakuy. Descansa de día y sale por las noches. En Santiago del Estero el lazo familiar es muy fuerte. Las grandes chacareras hablan de esta relación: “Chacarera del patio”, “Chacarera del rancho”, “Entra a mi hogar”, “Patio santiagueño”, “Chacarera para mi vuelta”, etc. El grito del kakuy es un grito de hermandad, allá en los pagos de mis padres.

El mito oficial dice que ella era mala y que el hermano era bueno porque se preocupada de ella y la alimentaba todos los días con los frutos del monte. En realidad, ella quería ser libre, como su hermano.

Hegel no conoció este mito, en cambio fundó su fenomenologia en el mito de Antigona. Es así que encerró a la heroína en el mundo de la sensiblería. Se hubiese ahorrado toda la fenomenologia si hubiese conocido este mito de hermandad. Ella quería ser libre dentro de una relación colectiva con su hermano. El grito del kaky es un grito feminista, de liberación de la hermana frente al hermano. ¡KAKUY, TURAY! Ese es el verdadero amor entre hermanos.



Como dice la chacarera de Jacinto Piedra y Peteco Carabajal:

“de esta leyenda no hay que olvidarse
que los hermanos no dejen de amarse”





http://www.youtube.com/watch?v=lfIJqgQ_dSU&feature=related

lunes, 6 de febrero de 2012

domingo, 5 de febrero de 2012

Gabriel Katopodis, el valiente intendente de San Martín

El viernes 3 de febrero fue un día muy importante, para los vecinos, militantes y compañeros de la localidad de General San Martín en la Provincia de Buenos Aires. Hay una lectura política nacional pero hay una decisión municipal que solo entendemos los que vivimos en San Martín.

La lectura nacional tiene que ver con la llegada de Gabriel Marioto al municipio para participar de una marcha en José León Suárez para acompañar a los familiares de los chicos fusilados al costado de la vía del tren hace exxactamente un año. La lectura nacional la detalla muy bien Horacio Verbitsky en página de hoy:

“Ambos casos coincidieron con el tercer aniversario de la desaparición de Luciano Arruga y el primero de los asesinatos cometidos en José León Suárez, siempre por personal de la bonaerense. Casal obstruyó la investigación sobre Arruga, al retacear el uso del único geo-radar del país en un terreno en el que se presumía estaba sepultado Arruga y sobre el que avanzaba la construcción de un edificio. También inventó una versión fantástica sobre una banda criminal que habría hecho descarrilar el tren en José León Suárez para saquearlo. El viernes, Scioli dijo que los asesinos habían sido “dos policías irresponsables”, lo cual implica desconocer la cadena de responsabilidades que según la investigación del CELS alcanza por lo menos a sus superiores que programaron y coordinaron la agresión y luego falsearon los hechos para encubrir lo sucedido. Entre ellos están los comisarios Mario Briceño y José Antonio Cortez, ambos confirmados y el primero ascendido por Casal.”

Pero el contexto es situacional. En San Martín gobierna un joven intendente que asumió en una convulsionada municipalidad debido al batacazo que éste le propiciara al aliado de Scioli, ex-intendente Ricardo Ivoskus. La pulseada Mariotto-Scioli empezó en San Martín. Ivoskus tenía el apoyo de Scioli, mientras que Katopodis tenía el apoyo de Mariotto. Es así que Katopodis pudo fotografiarse con Mariotto unas semanas antes de la segunda vuelta en San Martín. Si, la nueva ley de internas funcionó como una segunda vuelta.

Ambigua fue la situación de Katopodis porque internamente y a nivel territorial pudo agrupar al peronismo no barrionuevista, al kirchnerismo en su totalidad y vecinos independientes (Frente Transversal, Movimiento Evita, Kolina, Agrupación Gerardo Vallejo, FUP, ETC). En el municipio había cansancio de la gestión Ivoskus. El apoyo de Massa al candidato Katopodis sirvió para traer a sectores de clase medio, pero esto le imposibilitó mostrarse como kirchnerista a nivel nacional. Pero esto quedo atrás después del viernes 3 de febrero.

El 3 de Febrero del 2011, Franco Almirón y Mauricio fueron fusilados por policías de la bonaerense. En principio se dijo que los chicos habían querido descarrilar un tren con ramas de un árbol. La versión era una burla, alimentada por el ministro de seguridad de la Provincia, Ricardo Casal. Un año después, cambiado el gobierno municipal, los familiares de los chicos asesinados recibieron de manos del intendente el reconocimiento institucional, conjuntamente con la declaración del día “3 de febrero” como Día de la Lucha contra la Violencia Institucional.

En un emotivo acto, el Intendente recibió a los familiares de Franco y Mauricio en el cine Plaza del centro de San Martín. Katopodis es el primer intendente del conurbano que constituye una política de este estilo. Un buen ejemplo para otros intendentes.



sábado, 4 de febrero de 2012

Hegel, la Princesa y las Corporaciones



α) Universal Abstracto

El problema político por excelencia es la relación universal/particular. Maquiavelo fue el primer pensador moderno en notar esta relación. Cuando la relación es entre particulares, el Estado está muy lejos de constituirse. El Príncipe es la respuesta teórica, desgarrada, desesperada del florentino a la decadente coyuntura de la Italia renacentista. El Príncipe es aquel particular que se puede constituir en universal, es decir, en estado.

El problema que observa Maquiavelo está saldado en un momento en que el Particular puede constituirse en Universal. Maquiavelo lo llama Príncipe; Hegel, Estado (Monarquía Constitucional); Gramsci, Príncipe Moderno, Laclau, significante vacío (totalidad imposible, -¡estamos en el posestructuralismo, que joder!).

β) Particular

Esto parece no advertir el ¿líder? de la CGT, Hugo Moyano. No solo se comportó torpemente, a partir que no le atiende el teléfono. El problema de la visión política de Moyano, es creer que el representa a un universal, los trabajadores. Lo dijo en el acto de Huracán. El 54% de Cristina pertenece a los trabajadores, y como ¿líder? de los trabajadores él (Moyano entiende así la cosa), el Jefe de la CGT es dueño de esos votos. Así de torpe es la ecuación.

Es así que de esta precaria lógica sale la realidad. Moyano ya no es líder de la CGT, simplemente es su secretario general, nada más que eso. Es un particular con ganas de ser universal.

γ) Universal Concreto

En nuestra coyuntura, está claro. El universal concreto se llama Cristina.

La legalidad, la legitimidad, la empatía entre representante y representado, la autoridad y la validez de un liderazgo, hoy en Argentina 2012 tiene forma de mujer. Es una mujer con todas las letras. El femenino de este liderazgo, Princesa.

Cristina tiene en su poder, los tres elementos por excelencia del Principe hegeliano, o princesa, Antigona posmoderna (Antigona porque para Hegel es el prototipo de mujer). Es decir, lo universal, lo particular y lo concreto.

La relación de Cristina como Princesa política con sus bases es una relación de empatía, personal, familiar, de “Gracia”. Weber lo llama Carisma, Hegel, eticidad natural.

Pero Cristina es una mujer particular. Una mujer que rie, llora, habla, decide, se queja, y vuele a reír y llorar.

La historia la puso en un lugar de liderazgo en un momento muy particular de la historia argentina. La coyuntura favorable pero con elementos perjudiciales, la “decisión”; soberana debe orientar la política general del Estado para que lo favorable sea realizable, efectivo. En esta dirección está Cristina con su poder de decisión.
El liderazgo es “indiscutible”. Aquel que quiera discutir esta “eticidad” choca con la realidad. El liderazgo es material, es real.

La Princesa y las Corporaciones

La corporación es un elemento fundamental en la teoría política de Hegel par mediar entre la particularidad y la universalidad. La corporación, al igual que la familia, funcionan como “frenos” el devenir de la lógica de la sociedad civil, y a los vaivenes de la economía de mercado. Esto en Hegel es así, y también es así en Cristina.

Pero no es necesario leer a Hegel para entender este proceso. Moyano, como viejo dirigente gremial debió darse cuenta de esta realidad. Pero ya es tarde. Cuando debió acomodarse a la política del Estado, prefirió seguir en la lógica en del “corporativismo”, poner la parte por el todo. Cuando el universal, proponía regionalizar la economía, Moyano dio apoyo al momo Venegas, principal reaccionario en la política de redistribución en el peonaje argentino. UATRE, gremio sostenido por la explotación lisa y llana de sus trabajadores. Para peor, se manejó con la mera fuerza, dejando la razón de lado. Maquiavelo es implacable con aquellos que solo utilizan la fuerza. No tienen futuro en la política.

El florentino sabía algo de política.

Este post es deudor de este en Artepolitica.