sábado, 27 de noviembre de 2010

Perturbando el texto policial



“Y el lenguaje del colono cuando habla del colonizado,
es un lenguaje zoológico.
Se alude a los movimientos de reptil del amarillo,
a las emancipaciones de la ciudad indígena,
a las hordas, a la peste, el pulular, el hormiguero, las gesticulaciones.
El colono cuando quiere describir y encontrar la palabra justa,
se refiere constantemente al bestiario.”

(Franz Fanon, Los condenados de la tierra, FCE, I, 37).


Según Aristóteles, el hombre se diferencia del animal porque posee la palabra. Si bien la voz puede expresar el dolor y el placer, la palabra expresa lo justo y lo injusto. Es por eso que para algunos hombres el destino es esencialmente público, mientras que para otros, el destino es esencialmente ruidoso. De ahí la ironía/denuncia Jean Paul Sartre en el Prefacio a Fanon:

No hace mucho tiempo, la tierra estaba poblada por dos mil millones de habitantes, es decir, quinientos millones de hombres y mil quinientos de indígenas.” (Prefacio a Los condenados de la tierra de Franz Fanon)

Todos tienen voz, pero algunos indican lo justo y lo injusto, mientras que otros expresan meramente el dolor y el placer. La politicidad del primero, la animalidad del segundo. Muy claro.

Es en este contexto dialógico donde quiero comentar un texto publicado por Beatriz Sarlo inmediatamente a la sanción de la Ley de Matrimonio civil ampliado.

Comienza Sarlo el artículo:

Sonó el teléfono a las siete de la tarde; se presentó con nombre y apellido; dijo que yo no lo conocía, pero que había tenido el impulso de llamarme: "Soy lector de LA NACION y de Perfil. Hasta ahora, fui opositor al Gobierno y creía que iba a seguir siéndolo. Pero te llamo justamente por eso." Hablaba bien, una sintaxis cuidada, de frases completas. "La noche que se aprobó en el Senado la ley de matrimonio gay estuve allí hasta el final. Al día siguiente, en mi trabajo, dije que yo también era homosexual. Mientras se trató la ley, no sabía que la aprobación iba a hacerme tan feliz, que era algo así como el fin de muchos años en los cuales yo nunca había sido del todo yo, ni siquiera con mi familia." Repitió: "No pensé que una ley me cambiaría de ese modo, de la noche a la mañana. Después vi a los dirigentes de la Federación [de Lesbianas, Gay, Bisexuales y Trans] en la Casa de Gobierno y no volví a sentirme opositor como antes. Me pareció que tenía que decírtelo, porque yo me identificaba con lo que leía y no tenía dudas. No soy un militante. ¿Vos qué pensás?"

Es notable la honestidad intelectual de Sarlo: dice de su interlocutor: “Hablaba bien, una sintaxis cuidada, de frases complejas.” La aclaración de Sarlo es más que significativa. ¿Qué significa “hablar bien”?

El filósofo Jacques Rancière diferencia en su celebre libro “El desacuerdo” los conceptos de Política y Policía. Por este último no debe entenderse el poder despótico de un Estado, el poder represivo o el poder de policía en el sentido que lo entendemos en la actualidad. Policía es el orden normal de una sociedad determinada.

“De este modo, la policía es primeramente un orden de los cuerpos que define las divisiones entre los modos de hacer, los modos del ser y los modos del decir, que hace que tales cuerpos sean asignados por su nombre a tal lugar y a tal tarea; es un orden de lo visible y que tal otra no lo sea, que tal palabra sea entendida como perteneciente al discurso y tal otra al ruido.” [Jacques Rancière, El desacuerdo, pag, 44-45]

La lógica de policía expresa el orden social de dominación. La palabra la usan aquellos que saben usar la palabra, o como dice Sarlo, de su interlocutor: Hablaba bien, una sintaxis cuidada, de frases complejas. Sarlo es una intelectuala del texto policial. La aclaración de Salo “hablaba bien” es aquel conteo de partes de policía. Establece ordenamiento social. ¿Un kichnerista puede hablar? Evidentemente si. Hay desacuerdo porque hay interpelación del orden del discurso. En todo caso, el ruido es la palabra oculta, sin parte, que irrumpe a través de lo político. La política rompe con el orden social y la lógica de policía. La excepcionalidad de lo político (en Rancière casi nunca hay Política) irrumpe en la escena e interpela el orden. El desacuerdo no es entre Palabra y Ruido. Eso es policía. El desacuerdo es entre Palabra/Palabra.

Beatriz Sarlo con su honestidad intelectual demuestra que es orgánica al orden policial. Y es el kirchnerismo que desde lógica de lo político irrumpe en el orden social. Carl Schmitt lo denominaría en términos teológicos políticos milagro, Cooke, hecho maldito. Ricardo Forster anomalía.

Pd. Gracias a la socióloga Karina Bidaseca que a través de su obra inspiró el título de este posteo.
Imagen de la película La teta asustada

viernes, 26 de noviembre de 2010

Testimonios





¿Por qué no soy comunista?

Primero y principal, porque vengo de familia peronista. Segundo, por una cuestión generacional. La infancia con Alfonsin y la pubertad con “el carlo” no fueron muy afines con una época de abstracción pura. El comunismo no era una esperanza cuando ni siquiera tenías la posibilidad comprar un libro. ¡Que caros eran los libros!

Pero, y sin embargo en mi casa se hablaba mucho de peronismo, comunismo, socialismo. Tenía un cuñado que sistemáticamente pensaba como un soviet. Es más, como todo comunista argentino, cualquier pelotudez que venía de Rusia era bienvenida, y como ejercito rojo, deambulaban disciplinariamente tras la promesa de la Revolución.

Un año vino a la argentina el Circo de Moscú, y como buen revolucionario disciplinado, éste purrete fue llevado a ver dicha obra circense. Ahí, con mi pequeña juventud y mi esencia peronista me di cuanta que el comunismo no era para mí, y en especial un tipo cruel de comunismo. Como bien es sabido, los circos son una infamia. Animales enjaulados adiestrados por sus gorilas amaestrados, es decir, hombre disciplinando animales para que estos imitasen a los otros. Una pelotudez así.

En uno de esos circos, un Oso marrón grande no quiso obedecer a su disciplinador, a su carcelero. Inmediatamente fue castigado con una patada de acróbata ruso. Otro Oso observó lo sucedido y disciplinadamente se dispuso a hacer la pelotudez que le decía el amaestrador enajenado.

De esa vez me dije, ese Oso es Peronista.




La Princesa



Las mujeres en el gobierno siempre generaron más odios que los hombres. En los últimos sucesos de coyuntura política, CRISTINA -después de perder al compañero de su vida-, tuvo una rápida y significante oposición de mujeres. La operación política contra el gobierno tuvo muñidas a mujeres de distinta tendencias políticas, confraternadas en una anti-posición deliberadamente fuera de sí. En ese mejunje había cristianas liberales, católicas, evangelistas, pragmáticas “barras bravas” del conurbano, sureñas desconocidas, saltarinas partidarias derechosas. Es notable que inmediatamente a la muerte del Marido de Cristina hayan sido mujeres -deseosas de hacer leña del falo caído- las que, sin dudar un segundo y sin ningún tipo de análisis de estrategia en la nueva coyuntura política, hayan desembarcado en semejante pantomima política. El circo de estas mujeres, acompañadas de volubles machos de pacotilla, fue dantesco. ¿Qué les habrá pasado por la cabeza a estas mujeres de la anti-posición? ¿Será que consideran al Hombre como naturalmente tenedor de Poder político y desde esa lógica patriarcal, muerto el Hombre, consideraron que existía un vacío de Poder, y con esto, se lanzaron temerariamente a ocupar ese espacio vacío? ¿No calcularon estratégicamente el costo político de lanzarse al acecho sobre una mujer recientemente viuda, en un momento donde la sociedad -por su mismo machismo y sin mala intención-, contempla compungidamente el deceso del ex presidente y deposita en Cristina toda su conmiseración?

Uno de los consejos maquiavelicos decía que un príncipe debe evitar des aborrecido. Y sostenía esta máxima:

Un príncipe cae en el menosprecio cuando pasa por variable, ligero, afeminado, pusilánime e irresoluto. Ponga, pues, sumo cuidado en preservarse de semejante reputación como de un escollo, e ingéniese para que en sus actos se advierta constancia, gravedad, virilidad, valentía y decisión.”(Príncipe, cap XIX)

¿Es posible en el liderazgo de una mujer evitar ser aborrecible cuando las cualidades inherentes para el liderazgo son esencialmente “masculinos”?

La figura del centauro maquiavelico tiene el secreto a esta cuatión.

¿Qué es un centauro? Los viejos poetas explicaron una teoría política en sus inspiraciones. Los grandes guerreros, héroes, en su mayoría, fueron educados por Centauros. Estos seres tenían una doble naturaleza, era mitad hombres y mitad animales. Esto significa que un príncipe debe actuar con las dos condiciones, fuerza y ley, es decir, violencia legitima. Inclusive, agrega Maquiavelo sarcásticamente que dentro de la animalidad hay que ser zorro y león; zorro para esquivar las trampas, y león para espantar a los lobos.

Un príncipe debe actuar con la doble naturaleza del centauro y una Princesa debe actuar con la doble naturaleza de una centáuride. Por suerte esta figura mítica -que tan gratamente inspiró a maquiavelo- tenía su femenino; y si no existía había que inventarlo.

Una Princesa no puede evitar ser odiada. Debe por lo tanto procurar ser amada, y en especial, amada por su pueblo. Amada y temida. Recordemos que Maquiavelo era un republicano. Los últimos sucesos sumaron en el liderazgo político de Cristina un elemento nuevo en el tipo de legitimidad que sustentaba su gobierno. Al tipo de legitimidad legal se le sumó el lazo sentimental, pasional, irracional de la Princesa con su Pueblo. Cristina ahora es Amada por gran parte del Pueblo. Cristina está actuando como una verdadera princesa maquiavélica. Los últimos discursos en la UIA son ejemplo de esta capacidad centauririca del liderazgo. Los nobles deben temer a una Princesa. Maquiavelo lo expresa así:

Los príncipes sabios [o Princesas sabias] y los Estados bien ordenados cuidaron siempre tanto de contentar al pueblo como de no descontentar a los nobles hasta el punto de reducirlos a la desesperación.”

Maquiavelo, impecable.

[p.d. Agregado de puro bagual

La teoría política le debe un análisis serio sobre los liderazgos políticos conducidos por mujeres. En la historia política, ellas fueron grandes estadistas, grandes estrategas en el la guerra, guerrilleras, partisanas. La revolución Mexicana las encontró codo a codo con sus maridos campesinos peleando por su tierra y su historia. Subalterna del subalterno. Esto escribí hace tiempo en relación a las mujeres como símbolo del machismo. El caso de Lucrecia en el origen de la Republica Romana:

La violación de Lucrecia y el posterior suicidio de la ultrajada fueron el fin de la monarquía y el origen de la Republica Popular Romana. Es un elemento trágico poco atendido en la historia de la filosofía política, Maquiavelo culpaba a las mujeres en la desestabilización de los Estados, y es raro, porque él promovía el conflicto como motor y establecimiento de los estados. Hegel Decía que la venganza privada tenía dos acepciones, una de ella generaba los Estados: la venganza de los Héroes. En éste caso, es una heroína que toma venganza privada y se quita la vida. En el fondo ella se culpa por eso se quita la vida. Ella es hija de la historia, hija del pecado y la culpa de la manzana mordida. Es el destino trágico de las heroínas. Los Héroes generan los estados, pero las heroínas generan las Repúblicas.]


jueves, 25 de noviembre de 2010

Votá a Scalabrini

Las cadenas pueden atar a un hombre, dominarlo, someterlo o conectarlo con otros hombres, con otros pueblos a través de puentes a cruzan los ríos. Las cadenas sirven –también- para hacer puentes. Esto mismo entendió Don Scalabrini Ortiz, que desde su primera publicación “Los ferrocarriles, factor primordial de la independencia nacional”, no paró hasta el último de sus días en propiciar un proyecto nacional sustentable.

Scalabrini debe tener el homenaje que se merece en el plano académico. Como escritor fue ninguneado por los arcángeles de la extranjería cipaya. Tildado de fascista por la romería candente; Sacalabrini fue de esos malditos que denunciaron a la intelectualidad canalla, anémica de dignidad. Scalabrini es el arquetipo. Scalabrini es nuestro Hombre.

Votá en Lectura Mundi (http://www.lecturamundi.unsam.edu.ar/) El hombre que está solo y espera como libro del bicentenario.

lunes, 15 de noviembre de 2010

Palabras de Cooke para el amigo de Pino Solanas

Unas palabritas de Cooke para el amigo de Pino Solanas:

"Y aunque Grondona y los profetas menores del nuevo orden hayan diseminado la teoría de que debe superarse el “falso conflicto” peronismo vs. antiperonismo, y los burgueses de alma bondadosa piensen que es una lástima que los argentinos estemos divididos porque sí cuando sería tan fácil que todos nos entendiéramos y nos dedicásemos a construir el gran país, etc. etc., la verdad es que esa antinomia “peronismo-antiperonismo” es la forma concreta en que se da la lucha de de clases en este período de nuestro devenir. Por eso es que contra el peronismo se ejerció la violencia durante todo el tiempo, sea en la forma negativa de vedarle sus derechos, sea bajo las formas activas de la represión." Jonh Wiliam Cooke, Peronismo y Revolución, 1966 (1973), Granica, buenos aires, pag 107

Para quién le interese este texto de Cooke, si quieren les mando por Mail el texto completo en Word. Escribir a

silencioporfavor_123@hotmail.com

Ley contra el racismo en Bolivia

El comañero Evo Morales tiene que mostrar estos spots publicitarios para explicar en que consiste la Ley contra el racismo.


http://www.youtube.com/watch?v=-mjm3OaXRGk&feature=share

viernes, 12 de noviembre de 2010

Sarlo "cagó a pedo" a Carrió

Cuando se dice "Pacto de Olivos" no se está mencionando el capítulo de un libro de historia, sino un cliché. "Pino" Solanas no se quedó atrás, y como un actor que dice la frase breve pero reveladora de la escena, pasó por ahí y dejó caer: "El Pacto de Olivos sigue vigente". En ambos casos, no existe la preocupación de explicar más, ni de hacer menos enigmática la ofensa que recibe el radicalismo. Se trata de lo que se llama el sound-bite , el clip visual para la tribuna.

.

La mujer que yo quiero

"De un amor que nos habla con voz de sabio
y tiene de mujer la piel y los labios."





jueves, 11 de noviembre de 2010

miércoles, 10 de noviembre de 2010

La memoria subalterna

Sentidas palabras de Delfin García, Autoridad Originaria Pilagá de la Comunidad Campo del Cielo, Formosa, hablando del sentido que para ellos tenía Nestor Kirchner.


http://www.youtube.com/watch?v=QHi3IWBAYBQ&feature=recentu

Parejas políticas

Cristina no es más buena ni más mala que Evita: es una mujer histórica distinta, aunque algo las una y otro algo las separe. Cristina es un animal político femenino en pie de igualdad con el animal político masculino de su marido Néstor, cosa que no pasaba con Perón y Evita. Ocupa un rango superior a Evita en la escala de Richter de la evolución femenina. Aquí las diferencias no se contraponen, sino que se complementan, como se complementan los cuerpos que al amarse se unen. De allí surge, desde muy abajo, otro modelo político –tiránico o acogedor, según sea la cifra– en los representantes del poder colectivo en el gobierno. Y por eso también desde allí surge ese odio nuevo, tan feroz y mucho más intenso, que se apoderó de gran parte de nuestras clases media y alta argentinas.

Por eso, tantas mujeres sumisas y ahítas de alta y media clase, tan finas y delicadas ellas, no nos ahorran sus miserias cuando se muestran al desnudo al dirigirle sus obscenas diatribas: no ven lo que muestran. Son mujeres esclavas del hombre que las ha adquirido –o ellas lo hicieron– y al que se han unido en turbias transacciones, donde el tanto por ciento y las glándulas se han fusionado en una extraña alquimia convertida en empuje que llaman “amoroso”. La envidian a Cristina desde lo más profundo de sus renunciamientos que el amor “conyugal” exige pero no consuela. Cristina las pone en evidencia a todas: se han quedado, sin jeans que las ciñan, con el culo al aire.


Pensar que el hijo de León Rozitchner escribió las peores barbaridades, cosa que el padre denuncia en este excelente artículo.

Yo siempre dije que Cristina es una heroina filosófica

martes, 9 de noviembre de 2010

Fuegos de Oktubre



"De ser posible y cuando creas oportuno, acercale a la Sra. Presidenta el mínimo significado de nuestra sincera tristeza. Indio y familia."



Miseria de la antropología



Vivimos en un país de aluvión inmigratorio y podemos ver a nuestro alrededor distintos biotipos. Ingrid Grudke, modelo argentina, tiene una fisonomía. Evo Morales, presidente boliviano, tiene otra. Sergio Miyagi, jefe de prensa del Jardín Japonés, tiene una tercera. Nelson de Zaire, el africanísimo personaje de ShowMatch, presenta una morfología corporal que no coincide con ninguno de los anteriores. Y lo mismo vale para el señor que atiende en el super-chino de nuestra cuadra. ¿Cómo que no hay razas humanas?

sábado, 6 de noviembre de 2010

Pasado Presente



Bueno, mirá, lo digo de una vez. Yo no lo inventé a Kirchner. Te lo digo de una vez, así termino con esta pulseada de buena voluntad que estoy llevando a cabo en un afán mío de liberarte un poco de tanto macaneo. La verdad: yo no lo inventé a Kirchner, ni a Cristina Kirchner, la milagrosa. Ellos nacieron como una reacción a los malos gobiernos. Yo no lo inventé a Kirchner ni a Cristina Kirchner ni a su doctrina. Los trajo, en su defensa, un pueblo a quien vos y los tuyos habían enterrado de un largo camino de miseria....

Nacieron de vos, por vos y para vos. Esa es la verdad. Porque yo no lo inventé a Kirchner, ni a Cristina Kirchner. Los trajo esta lucha salvaje de gobernar creando miseria, los trajo la ausencia total de leyes sociales que estuvieran en consonancia con la época. Los trajo tu tremendo desprecio por las clases pobres a las que masacraste, desde Santa Cruz hasta lo de Vasena porque pedía un mínimo respeto a su dignidad de hombres y un salario que los permitiera salvar a los suyos del hambre. Sí, el hambre y de la terrible promiscuidad de sus viviendas en las que tenían que hacinar lo mismo sus ansias que su asco....No. Yo no lo inventé a Kirchner ni a Cristina Kirchner. ¡Vos los creaste! Con tu intolerancia. Con tu crueldad. Con la misma crueldad aquella del candidato a presidente que mataba peones en su ingenio porque le pisaban un poco fuerte las piedritas del camino a la hora de la siesta....

Sí, yo sé que te fastidia que te lo recuerde. Es claro, pero vamos a terminarla de una vez. Porque yo no lo inventé a Kirchner ni a Cristina Kirchner. Los trajo la injusticia que presidía el país. Porque a fuerza de hacer un estilo de tanto desmán, terminó por parecerte correcto lo más infame. Claro, a vos no te alcanzaba esa injusticia. Tendrías, como un señor que yo conocía y que iba todos los meses a cobrarlo, un puesto de ama de cría para cubrir sus gastos, que se lo pagaban oficialmente, y un sueldo para salir con el clan. Yo me acuerdo del clan. Y vos también. Aquella mafia siniestra que salía sólo para aterrorizar gente y mataba una vez a gomazos, otra vez a tiros y a veces con el camión para hacerlo más divertido. No, si la memoria fastidia. Pero yo no lo inventé a Kirchner ni a Cristina Kirchner. Los trajo la estulticia que manejaba el país. Mirá, si vos hubieras estado en la Semana Trágica como yo y como tantos, en Cochabamba y Barcala, y hubieras visto morir primero a aquellos cinco, luego a cientos, y hubieras visto masacrar judíos por una "gloriosa" institución que nos llenó de vergüenza, no hubieras formado nunca más parte de ese partido que integrás por amor propio y quizá por ignorancia de tantos hechos delictuosos que son los que empezaron a preparar la llegada de Kirchner y Cristina Kirchner. En un país milagroso de rico, arriba y abajo del suelo, la gente muerta de hambre. Los maestros sirviendo de burla en lugar de hacer llorar porque estaban sin cobrar un año entero. ¡No! ¡Y todo vendido! ¡Y todo entregado! Yo sé que te da rabia que te lo repitan tantas veces, pero es que entristece también pensar que no lo querés oír.

El otro día, en un discurso oí que decías refiriéndote a un gobierno de 1918: "Ya por ese entonces los obreros gozaban...".

¿De qué gozaban? ¡Los gozaban!, que no es lo mismo. Y, sí, Mordisquito, ¡los gozaban! La nuestra es una historia de civismo llena de desilusiones. Cualquiera fuese el color político que nos gobernó, siempre la vimos negra. Aspiramos a gozar y al final nos gozaron. ¡Todos! ¡Siempre! Una curiosa adoración, la que vos sentís por los pajarones, hizo que el país retrocediese cien años. Porque vos tenés la mística de los pajarones y practicás su culto como una religión. Cuanto más pajarón él, más torpe y más crédulo vos. Te gusta oír hablar a la gente que no le entendés nada; la que te habla claro te parece vulgar. Yo también entré como vos y, ¿por qué no confesarlo?, me sentía más conmovido frente a un pajarón que frente a un hombre de talento. El pajarón tiene presencia, tiene historia larga, la que casi siempre empieza con un tatarabuelo que era pirata. Yo también me sentía dominado por los pajarones cuando era chico. Ahora, ¡no! Cuando era chico, sí. ¡Pero no ahora, Mordisquito! Salvate de los pajarones. El fracaso -por no decir la infamia- de los pajarones fue lo que trajo como una defensa a Kirchner y Cristina Kichner. Pero no fui yo quien los inventó. A Krichner lo trajo el fraude, la injusticia y el dolor de un pueblo que se ahogaba de harina blanca y una vez tuvo que inventar un pan radical de harina negra para no morirse de hambre. Tampoco te lo acordabas. ¡Ay, Mordisquito, qué desmemoriado te vuelve el amor propio!

Te dejo. Con tu conciencia. ¡Kirchner es tuyo! ¡Vos lo trajiste! ¡Y a Cristina Krichner también! Por tu inconducta. A mí lo único que me resta es agradecerte el bien enorme que sin querer le hiciste al país.

Gracias te doy por él y por ella, por la patria que los esperaba para iniciar su verdadera marcha hacia el porvenir que se merece.

¡A mí ya no me la podés contar, Mordisquito!

Hasta otra vez, sí. Hasta otra vez.

Letra, Enrique Santos Discepolo (solo cambié Kirchner por Perón y Cristina Kirchner por Eva Perón.)

jueves, 4 de noviembre de 2010

Aliverti


"Algunos deberían preguntarse si les conviene persistir en su presentacion como única salida posible y revolucionaria, al comprobar que tantos pibes movilizados prefieren militar y conmoverse con otra esperanza." Eduardo Aliverti

Lo mejor que leí y escuché hasta ahora sobre nuestra realiodad politica.



http://www.youtube.com/watch?v=9FOnT1lXVMQ

lunes, 1 de noviembre de 2010

Los fanáticos II



Porque estoy segura que solamente dándola me ganaré el derecho de vivir con ellos por toda la eternidad. Así, fanáticas quiero que sean las mujeres de mi pueblo. Así, fanáticos quiero que sean los trabajadores y los descamisados. El fanatismo es la única fuerza que Dios le dejó al corazón para ganar sus batallas. Es la gran fuerza de los pueblos: la única que no poseen sus enemigos, porque ellos han suprimido del mundo todo lo que suene a corazón. Por eso los venceremos. Eva Perón, Mi mensaje

Los fanáticos



Me gustan los fanáticos y todos los fanatismos de la historia. Me gustan los héroes y los santos. Me gustan los mártires, cualquiera sea la causa y la razón de su fanatismo. El fanatismo que convierte a la vida en un morir permanente y heroico es el único camino que tiene la vida para vencer a la muerte. Por eso soy fanática. Eva Perón, Mi mensaje