miércoles, 29 de septiembre de 2010

lunes, 27 de septiembre de 2010

¡No nos moveran!


http://www.youtube.com/watch?v=h9IHCLNihtU&feature=related

Impiedad



Destituyen e inhabilitan a senadora colombiana Piedad Córdoba

Julio Raffo, teórico de Barrio Norte



Hay marxistas respetables, hay marxistas y hay nabos. Uno de estos tres -por su color invertebrado, coloreado de soja y de pampas lozanas- es al que dirijo la misiva. Julio Raffo, el filósofo de la estructura de Marx.

Cuando el legislador fue invitado a 678 explicó su oposición en términos que suena bien marxistas. El enunciado bien re-bolucionarios, al estilo: “La estructura determina la superestructura, o sea, descolgar el cuadro de Videla, la anulación de las leyes de impunidad, los juicios a los milicos genocidas, todas estas cuestiones pertenecen a la superestructura. Digámoslo con vocabulario ecomnomicista: hay que cambiar las relaciones de producción, lo demás es opio”. Una boludez semejante –que ni siquiera el marxismo más vulgar se le hubiera ocurrido decir-, dijo el legislador.

Hoy nos desayunamos con alguna reflexión en ese sentido:

“En el paquete del bien se encuentra el afano de Skanka, la valija de Antonini, la impúdica relación político-económica de la Sra. K con Peter Munk y el veto a la ley de glaciares, el maravilloso incremento patrimonial de la pareja presidencial, el curro de los subsidios de Echegaray, la sobrevivencia de la ley de entidades financieras y los negocios de los bancos, el sistema impositivo regresivo de la década menemista, la indiferencia ante la desnutrición y la mortalidad infantil, el generoso auspicio del Sr. GroboKopatel en Venezuela, los pesitos de Jaime, la sanción de la ley “antiterrorista”, el negocio con las telefónicas en el original proyecto de la ley de medios audiovisuales, las recaudaciones de De Vido, etcétera, etcétera, etcétera.”

Toda esta civilidad acompañada del voto de Lozano beneficiando a “Sr. GroboKopatel”, aliados con el “menemismo”, con los que no quieren una ley de entidades financieras, con los que votaron en contra de la estatización de las Afjps, (digamos, que pertenecen al ámbito de la estructura si es que algo pertenece a ese ámbito), y muchos de los que dijeron barbaridades durante el debate sobre el matrimonio civil. Todo este conglomerado denominado grupo A, aliados de Raffo a nivel nacional. Cambalaches si los hay!

Raffo, un funcionario de la derecha argentina, escribiendo en la revista Caras…, perdon, en Perfil.
Como decía Cooke:

Ahora son los teóricos de lo que el Barrio Norte entiende por “progresismo”: por eso el asfalto los vota sin temor a que comprometan el orden social.” (Cooke, Lucha por la liberación nacional, tomo IV)

El asfalto los vota y Perfil y Clarín de dan una columna.

domingo, 26 de septiembre de 2010

John William Cooke contra Mariano Grondona

Estaba leyendo "Peronismo y Revolución", texto de 1966 de Cooke y me encuentro con esta crítica al gorila Mariano Grondona:

El comentarista Mariano Grondona, que es el más coherente en la exposición de los hechos y conoce bien su Ortega y Gasset —el filósofo común a todos ellos—, suele tener algunas disparadas hacia el irracionalismo más selvático y en una de ellas lanzó la tesis retrospectivamente y sostuvo que unitarios contra federales, abajeños contra arribeños, urquicistas contra mitristas, la causa yrigoyenista contra el régimen conservador eran expresiones de una tendencia constante de nuestra historia a malgastar las energías nacionales en enfrentamientos duales que nos distraen de las tareas constructivas. Inspirado por su musa loca, Grondona se puso a la altura de los predicadores laicos que todas las semanas escriben el mismo editorial o artículo diciendo que nos estamos destruyendo por odios y terquedades sin importancia, que deberíamos ser una gran potencia si no fuese por esta idiosincrasia nativa que nos impulsa a batallar en dos frentes estériles que desde hace veinte años son los del peronismo y el antiperonismo; es decir, que el país está malogrado porque nos peleamos de estúpidamente pendencieros que somos y que no hay salvación mientras no corrijamos ese vicio del carácter.
En fin, dejando esos análisis “en profundidad”, no hay duda que los militares compartían esa preocupación general del régimen por la opción y no solamente acusaron a los radicales del pueblo de fomentarla sino que la borraron, ya no “pateando el tablero” como han hecho otras veces, sino prendiéndole fuego a la casa donde se jugaba la partida. Pero, antes de que nos olvidemos, existe un pequeño detalle previo: el fraude al peronismo mediante la proscripción y otros expedientes, que son un “vicio” de la idiosincrasia —no de los argentinos— sino de la oligarquía y restantes clases dirigentes. Porque si Illia hacía “electoralismo” para “falsear la voluntad” de la ciudadanía, era porque se encontraba en una situación que constituye una de las invariantes de nuestra política de once años a esta parte. Pero no es que nos tengan presentes cuando hablan del “principio de la representatividad vulnerado, elemento esencial de la democracia”, de “normas desprovistas de vigencia efectiva”, de “práctica que estaba en contradicción con la misma libertad que proclamaba”. Nada de eso. El amor no da para tanto. Hacerle fraude al peronismo, violentar su albedrío, despojarlo de uno de los contenidos de su voluntad, nada de eso es ficción, falseamiento, delito, desprestigio: eso es una necesidad que las crueles circunstancias imponen a “la parte sana de la población”, como dicen el almirante Varela, el general Osiris Villegas y el cardenal Caggiano.
Es que, ya lo hemos dicho, “ellos” son el país; nosotros somos lo que sobra, el residuo, la chusma marginal, no sana.
(Cooke, Peronismo y Revolución, pag, 30-31)

Casualmente a la denuncia de Cooke, el “sano” Grondona dice HOY esto:

Por eso ha gozado hasta ahora del poder de iniciativa. Pero, para oponerse a él con eficacia, no bastaría con reaccionar tardíamente contra cada una de sus transgresiones al buen sentido de aquellas otras personas a las que consideramos "normales" porque Kirchner, simplemente, no es normal.

Ellos son el país, nosotros la sobra”, decía Cooke.

Algún día cambiará, en eso estamos.



Nuevos Lacayos



Un nuevo lacayo se suma a ese corso a contramano:

La Presidenta señaló que prefiere el conflicto al consenso. Quizá tenga razón: el problema es cómo se desarrollan los conflictos y cómo se los procesa en el marco de un debate ideológico. Quien asimila metafóricamente el “robar goles” a “secuestrar niños” se descalifica a sí mismo, pretendiendo agraviar al adversario. Quienes sólo se sirven de expresiones airadas, de frases obscenas o (como el improbable Osvaldo Papaleo) de sandeces de la peor estofa, se autodescalifican sin resto.

http://www.perfil.com/contenidos/2010/09/26/noticia_0015.html

sábado, 25 de septiembre de 2010

Dobre estandar



Ultimos dos parrafos del discurso de Cristina en las Naciones Unidas


En un mundo con doble estándar, donde los que tienen que cumplir son únicamente los países en desarrollo o los países con mayor grado de debilidad y están los que pueden violar sistemáticamente el ordenamiento jurídico vigente a nivel internacional, no habrá posibilidades de construcción de paz y mucho menos de preservación de la seguridad, porque son estas situaciones las que terminan generando las brechas, las diferencias insalvables que vemos a diario.

Por eso creo que es importante advertir que los conceptos de seguridad y los conceptos de paz nunca pueden estar asociados únicamente a una cuestión de carácter militar, están asociados esencialmente a valores que tienen que ver con la política, que tienen que ver con la equidad, que tienen que ver con la libertad y que tienen que ver tal vez con una de las banderas por las cuales la humanidad ha luchado desde sus comienzos y que es la igualdad.

Muchas gracias y muy buenos días a todos y a todas. (Aplausos)


Simplemente magistral

martes, 21 de septiembre de 2010

Tres Marías



Video de Calamaro donde participa Anibal Fernández

http://www.youtube.com/watch?v=XDK3KeR4a1I

Gramsci


Subí a mi espacio de videos (no sé de que país remoto, solo sé que allí no llega la espada de Clarin) eta clase sobre Gramsci. Aquí lo comparto:


Grasci Curso filo

domingo, 19 de septiembre de 2010

Madrina


La jefa de Estado, que fue recibida por el embajador Ginés González García, fue acompañada por el secretario General de la Presidencia, Oscar Parrilli; y la ministra de Defensa, Nilda Garré.
Cristina Fernández amadrinó a la pequeña Anais, quien nació cuando la Presidenta visitó el hospital de campaña que Argentina montó en Curicó en marzo pasado, a raíz del terremoto ocurrido en febrero.

Además le obsequió una medalla de la Virgen de Luján a la niña. "Fue un momento muy emotivo", expresó la Mandataria.


Fuente: gobierno

sábado, 18 de septiembre de 2010

Piel negra, máscaras blancas

“Una vez establecido para siempre que la ontología
deja de lado la experiencia,
está claro que aquella no nos permite
comprender el ser del negro.
Porque el negro ya no plantea el problema de ser negro,
sino el de serlo para el blanco.”
(Piel negra, máscaras blancas, Frantz Fanon, 91)


En el 2011 se cumplen 50 años de “Les Damnés de la terre” (Los condenados de la tierra) de Franz Fanon, y parece que la historia es la misma.

Siguen las máscaras impuesta desde la blanquitud.



viernes, 17 de septiembre de 2010

Efecto carótida II



http://www.clarin.com/deportes/Diego-Kirchner-Seleccion-ofrecerian-politico_0_337166573.html

G-77

"Es un gran honor encabezar el Grupo de los 77"


¿Quiénes integran el G-77?

"El G-77 fue creado el 15 de junio de 1964. Como su nombre indica, el grupo estuvo formado en principio por 77 países, aunque hoy el número de sus miembros asciende a 130."


¿Un poquito aislados?

jueves, 16 de septiembre de 2010

miércoles, 15 de septiembre de 2010

¿Decime cual-cual-cual es tu nombre?

"Durante la dictadura, un diario publicó casi todos los días una mordaz denuncia contra los presumidos oficiales militares que condujeron a Argentina a una larga noche de horror . Ese diario era Clarín ."

??????????????????

sábado, 11 de septiembre de 2010

Apuntes sobre el odio


Quien vive verdaderamente no puede dejar de ser ciudadano y combatir. Odio a los indiferentes... La indiferencia actúa poderosamente en la historia. Actúa pasivamente, pero actúa… Los hechos maduran en la sombra, unas pocas manos, no sometidas a ningún control, tejen la tela de la vida colectiva y la masa ignora, porque no se preocupa... Soy combatiente, vivo, siento ya en las conciencias viriles de mi bando el pulso de la actividad de la ciudad futura que mi bando está construyendo... Vivo, soy combatiente. Por esto odio a los que no combaten, odio a los indiferentes.”

Antonio Gramsci (citado en G. Fiori, Vida de Antonio Gramsci, Peón Negro Eds., 2009 pág. 139).

“Todo esto merece odio o merece amor. Los tibios, los indiferentes, las reservas mentales, los peronistas a medias, me dan asco. Me repugnan porque no tienen olor ni sabor. Frente al avance permanente e inexorable del día maravilloso de los pueblos también los hombres se dividen en los tres campos eternos del odio, de la indiferencia y del amor. Hay fanáticos del pueblo. Hay enemigos del pueblo. Y hay indiferentes. Estos pertenecen a la clase de hombre que Dante señaló ya en las puertas del infierno. Nunca se juegan por nada. Son como "los ángeles que no fueron ni fieles ni rebeldes".”

Eva Perón, Mi Mensaje, “Ni Infieles ni Rebeldes

El sueño de la piba







Nueva diputada se suma al bloque Clarín


Si bien a esta altura no deberíamos estar sorprendidos de la incoherencia de este Gobierno, que dice una cosa progresista y luego realiza una medida reaccionaria, nos asombra la capacidad que tiene de ser tan inconsecuente y de faltarnos tanto el respeto a todos y todas los que peleamos por la ley de la democracia.

Cecilia Chantán, la nueva partisana del grupo ClARÍN.

jueves, 9 de septiembre de 2010

Honestismo y Moralismo



La democracia liberal ha devenido en ideología de las costumbres. Los valores constituidos a través de guerras, expropiaciones, imposiciones culturales, racismo, genocidios, no solo se han constituido como práctica política, sino como práctica moralmente correcta. La policía se ha convertido en deontología.

Una de las críticas más certeras a la visión tremendista de Elisa Carrió, la constituyó el gran pensador, Martín Caparrós. En un artículo titulado “El Apocalipsis según Carrio”, este excelso escritor detallaba aquella práctica impolitica de Elisa Carrió con el nombre de Honestismo:

El honestismo no tiene línea política, lanza admoniciones; el honestismo es la resignación del debate político en aras de la encuesta judicial, pero hubo tiempos –que duran, supongo– en que algunos creyeron que el honestismo era de izquierda o, al menos, progresista –y se sumaron al partido de Carrió.

La descripción es certera, aunque sin darse cuenta de la génesis de su pensamiento, el honestismo criticado en Carrió es el honestismo usufructuado en Caparrós. El honestismo es un moralismo.

En una reciente entrevista, Martin Caparros manifestó que, si bien está de acuerdo con las acciones del gobierno, difiere en la intención del gobierno con las mismas. Este honestismo devenido en moralismo, tiene su antecedente en el moralismo kantiano de la buena voluntad:

Ni en el mundo, ni, en general, tampoco fuera del mundo, es posible pensar nada que pueda considerarse como bueno sin restricción, a no ser tan sólo una buena voluntad.”

No hay definición más universal que este comienzo de la Fundamentacion de la metafísica de las costumbres. Base filosófica del liberalismo –en este caso, kantiano-, el universalismo es el marco conceptual de los sectores de los progresistas. Aunque a Caparrós no le guste, él pertenece a esos letrados denominados por Svampa: intelectual ironista, es decir, intelectual progresista (eso lo digo yo).

Siguiendo la definición kantiana de buena voluntad, para Caparros las medidas del gobierno son “buenas medidas”, compartidas por él, pero las intenciones de esa voluntad política no están guiadas por principios. En términos kantianos, la mera “voluntad” no es moralmente correcta. Están determinada por inclinación (llámese políticos, económicos, de poder). No es buena sin restricción, por lo tanto no es autónoma.

Sigue Kant:

“La buena voluntad no es buena por lo que efectúe o realice, no es buena por su adecuación para alcanzar algún fin que nos hayamos propuesto; es buena sólo por el querer, es decir, es buena en sí misma.”

Lo importante de la acción de la voluntad es la intención, por ende, el querer de la voluntad, y la acción en sí misma puede medirse en términos morales. El gobierno actúa por interés, no por principios. Lo importante de Papel Prensa no es la justicia, sino el objeto de desarmar a un oponente. Las AFJPs no fueron estatizadas porque el gobierno consideraba injusta la privatización, sino porque necesitaba caja.

Todos estos argumentos morales son los utilizados por el liberalismo de izquierda para oponerse al gobierno. Lo que en Carrió es moral-teológico, en Caparros es moral-secular. Esta moral llevado a la practica política es la base de la democracia liberal tan combatida por Caparros. Muchos intelectuales no se han enterado que el imperativo categórico kantiano es el imperialismo categórico de occidente sobre otros pueblos del mundo. Caparrós es un lacayo al servicio de esa Buena Voluntad.

Goliardo

Canillitas





http://www.youtube.com/watch?v=prDzBdcwsC4

martes, 7 de septiembre de 2010

¡No!



!No!

Fernando Iglesias justifica el genocidio de Roca



–¿Cómo calificaría la presidencia de Bernardino Rivadavia?
–Buena.

–¿Qué opinión le merecen las presidencias de Rosas?
–Malas.

–¿Y de la presidencia de Mitre?
–Buena.

–¿Cómo calificaría la de Sarmiento?
–Muy Buena.

–¿Qué opinión le merece la presidencia de Avellaneda?
–Buena.

–¿Y las de Roca?
–Buenas, en las circunstancias históricas de la época. Desde luego que repudio los métodos con los que el Ejército Argentino se hizo con la Patagonia y la forma de reparto de la tierra, tan distintas de las de los Estados Unidos, por ejemplo. Pero la presidencia posterior fue, en líneas generales, una buena presidencia.

lunes, 6 de septiembre de 2010

Iniesta con Cristina

Andres Iniesta, el compañero de Messi en el Barcelona -que ve fútbol argentino sólo por Juan Román Riquelme- visitó junto a sus compañeros –campeones del mundo en Sudáfrica-, a la presidenta argentina Cristina Fernández.






domingo, 5 de septiembre de 2010

Inseguridad jurídica

Polvorines

Las imágenes muestran a un chico de 16 años arroyado por las ruedas de un colectivo. Dicen testigos que fue un accidente. El pibe se resbaló y colgado, cayó. Al tiempo llega la familia. Crónica muestra imágenes dantescas. Un pibe arroyado por un colectivo, y a lado, una mujer mayor agarrando la mano del chico, junto a otros chicos llorando desesperadamente. El pibe llevaba un bolso: ¿iría a trabajar? Los familiares, desesperados, desamparados por la mínima cobertura estatal, deciden hacer lo que la desidia decidió abandonar. Entre gritos y llanos, los familiares deciden colocar el cuerpo del familiar a un costado de la ruta. La policía, mira expectante. El chico fue arroyado a las cuatro y treinta de la mañana. Abandonado, la policía sigue sin cortar la ruta. El pibe literalmente abandonado como un perro. Esto también es inseguridad jurídica.

(Crónica TV, 11:40 hs)

Chantal


“La democracia consiste en permitir puntos de vista ”


Mouffe, que estuvo en Buenos Aires dando charlas en la Universidad Nacional de Tres de Febrero, afirma que las distintas experiencias progresistas de América latina evidencian que se puede romper con el neoliberalismo.

Por Mercedes López San Miguel

De su cuerpo frágil surge una voz firme y constante. Es un castellano hablado por una belga que está casada con un argentino. Junto al filósofo y marido Ernesto Laclau escribió Hegemonía y estrategia socialista.

La politóloga Chantal Mouffe tomó de Hannah Arendt la visión de lo político como pluralidad para luego decir que Arendt falla en pensar que desde la pluralidad se puede lograr el consenso. El punto nodal de la teoría de Mouffe es que el conflicto es central, porque algunas posiciones son irreconciliables en una democracia agonista. Por eso Mouffe revisó la idea de conflicto del filósofo Karl Schmitt.

Mouffe, que estuvo en Buenos Aires dando charlas en la Universidad Nacional de Tres de Febrero, afirma que la crisis en Europa despabiló la conciencia de los partidos de izquierda y que las experiencias progresistas de América latina evidencian que se puede romper con el neoliberalismo. Estudiosa de los nuevos modelos de democracia, asegura que en Argentina se está dando un proceso de democratización de la sociedad y que el proyecto hegemónico “debe ganar mayores sectores de la clase media”.

–Su planteo teórico reivindica la confrontación, eso parece contradecir la supuesta búsqueda de consenso que esgrimen muchos en Argentina...

–El objetivo de la democracia no es que todo el mundo se ponga de acuerdo, hay posiciones irreconciliables. Critico a las tradiciones teóricas que dicen que la política democrática busca consensos. Habermas indica que el consenso se busca a través de procesos deliberativos, argumentos racionales. Yo no coincido con él. La política tiene que ver con el conflicto y la democracia consiste en dar la posibilidad a los distintos puntos de vista para que se expresen, disientan. El disenso se puede dar mediante el antagonismo amigo-enemigo, cuando se trata al oponente como enemigo –en el extremo llevaría a una guerra civil– o a través de lo que llamo agonismo: un adversario reconoce la legitimidad del oponente y el conflicto se conduce a través de las instituciones. Es una lucha por la hegemonía.

Está íntimamente ligado a lo que usted postula en su libro En torno a lo político acerca de un Nosotros frente a un Ellos...

–Sí. Toda la política tiene que ver con la formación de un “nosotros”. Uno no puede formar un “nosotros” sin un “ellos”. Cualquier identidad colectiva implica dos: los católicos no se definirían sin los musulmanes; las mujeres sin los hombres. La idea de que se podría llegar a un nosotros inclusivo completamente es impensable teóricamente.

–Desde este punto de vista, ¿cuál es el “otro” del gobierno kirchnerista en esta instancia de final de su mandato?

–No es el otro, son los otros: una serie de intereses que se oponen a la democratización del país.

–¿Por ejemplo?

–El Grupo Clarín y todos los que tratan de monopolizar los medios de comunicación. El Gobierno, un gobierno progresista, intenta dar pluralidad de información, quiere generar condiciones igualitarias para la obtención del papel con Papel Prensa. Veo claramente dónde está el otro. Los grupos económicos tratan de monopolizar el poder lo más posible y el Gobierno, de impedirlo. Esas fuerzas que intentan mantener sus privilegios y control las representaron también los sectores del campo; el otro va cambiando según las circunstancias. Cuando tratás de democratizar una sociedad, hacerla más plural e igualitaria, te enfrentás con grupos de poder.

Ernesto Laclau afirmó en un reciente reportaje a este diario que el modelo argentino es superior a las socialdemocracias de Uruguay y Chile (el gobierno de Bachelet). ¿Coincide?

–Los modelos de Uruguay y Chile son más cercanos a la socialdemocracia europea. En cambio en Argentina la tradición peronista es muy importante y lo hace más específico. Hay en América del Sur una serie de gobiernos progresistas de diversa índole –Hugo Chávez en Venezuela, Evo Morales en Bolivia, Rafael Correa en Ecuador y los Kirchner en Argentina– que fueron más allá en la ruptura con el neoliberalismo que Tabaré Vázquez y Michelle Bachelet. En la reunión de Mar del Plata tanto Uruguay como Chile votaron a favor del proyecto de Bush, el del ALCA. Tabaré después intentó establecer relaciones bilaterales, coqueteó con un tratado de libre comercio con Estados Unidos. Tampoco se puede decir que son reaccionarios, son menos progresistas.

–En la región se está dando una pelea entre los gobiernos de izquierda y una derecha con discurso republicano que está apoyada por los medios. ¿Cómo lo ve?

–En todos esos países que mencioné ha habido un proceso de democratización. Venezuela es mucho más democrática con Chávez que cuando gobernaba el Copei o Acción Democrática; ni hablar Bolivia. Las condiciones dependen del grado de institucionalización de la sociedad civil. En Venezuela hay una situación mucho más polarizada y la sociedad civil es mucho más débil, comparado con Argentina. ¿Por qué hay oposición a esos gobiernos?, es la misma oligarquía que reacciona contra los procesos de democratización. En Venezuela, un caso paradigmático, los poderes nunca aceptaron la legitimidad de Chávez, aunque éste ganara todas las elecciones a las que se postuló. A Chávez lo tratan como a un enemigo, con tentativas de golpe de Estado. En el caso de Argentina, el proyecto hegemónico debe poder ganar el apoyo de la mayor parte de los sectores para poder avanzar en el proceso de democratización. Cuando en un país hay una clase media bastante desarrollada, sectores de esa clase media pueden ser conquistados.

–Al oficialismo no le fue bien en las últimas legislativas...

–Sí, sí. La tarea fundamental para este gobierno es que logre impedir que la oposición se unifique en torno de un proyecto común y ganar adeptos a su proyecto. Cuando fue el conflicto sobre las retenciones, se creó un bloque en contra de la política oficialista que no tendría que haber sido necesariamente así, los pequeños productores se unieron a los grandes y sus necesidades son muy distintas. Se hubiera podido ganar ese apoyo. Siempre en un conflicto hay sectores que pueden ir de un lado o del otro, porque son intereses no están definidos. La estrategia fundamental es ganarse a la mayoría a su proyecto de transformación.

En la concepción teórica de Schmitt, el soberano puede decidir un estado de excepción. A veces el soberano puede ser el pueblo. ¿Esto es aplicable a la crisis de 2001 en Argentina y la caída de Sánchez de Lozada en Bolivia?

–Schmitt reflexiona sobre el papel del derecho que siempre más allá del derecho está la política, siempre hay situaciones excepcionales, que no se pueden seguir las leyes. Es una discusión que tiene con el constitucionalista Hans Kensel de si la ley está siempre. Schmitt le decía que no, que aún en democracia hay situaciones de excepción, hay alguien que decide y es el soberano. Todo el pensamiento liberal trata de eliminar la soberanía, el papel del soberano. El mismo Schmitt decía: hay conflicto. Lo político tiene que ver con el conflicto.

–¿Usted tiene una visión positiva del populismo?

–Depende de si es populismo de izquierda o de derecha. El populismo no es mala palabra, porque creo que en la política democrática hay una construcción de un pueblo. A ese elemento llamo populismo, la descripción de un pueblo. Lo que Gramsci llamaría una voluntad colectiva, lo nacional-popular. Ese pueblo puede construirse de modos distintos. Ejemplo, en Europa los movimientos populistas que están ganando terreno son de derecha porque construyen el pueblo mediante un antagonismo con los inmigrantes, es el caso de Le Pen en Francia. La xenofobia es una característica del populismo de derecha. Si, en cambio, la construcción del nosotros es en confrontación con los grupos económicos, el populismo es de izquierda.

–¿Como cuál?

–El de Chávez, definitivamente. El pueblo venezolano se define en contra de los opresores, los poderosos.

Desde su punto de vista, las socialdemocracias europeas fracasaron y tienen mucho que aprender de América latina...

–La situación de los partidos llamados de centroizquierda es preocupante. Al llamarse “centro” izquierda se alejan del progresismo. Por ejemplo, la Tercera Vía de Blair aceptó la hegemonía neoliberal. En Europa entre el centroderecha y el centroizquierda no hay grandes diferencias. La consecuencia de esto es que la gente vaya a votar cada vez menos. Y crea terreno fértil para que los partidos de derecha populista se posicionen, den la impresión de que son una alternativa de cambio. La crisis financiera del 2008 hubiera podido ser una oportunidad para que una verdadera izquierda democrática presente una alternativa al modelo neoliberal. No fue el caso. Todos esos partidos de centroizquierda han aceptado el orden neoliberal y contribuyeron en algunos casos a ese orden, como lo hizo el nuevo laborismo británico. Al mismo tiempo no se puede ser responsable de la crisis y su rescatista. Esto reforzó a los partidos conservadores. El único país de Europa en el que se da una izquierda más fortalecida es en Alemania. El partido La Izquierda quiere hacer una transformación de las instituciones. La crisis fue una oportunidad perdida, de todos modos, la confianza en el neoliberalismo se perturbó y los mismos partidos de centroizquierda se concientizaron para empezar a postularse como una alternativa. Tengo un optimismo moderado. Las experiencias latinoamericanas son importantes para nosotros, muestran que se puede tratar de salir del neoliberalismo.

sábado, 4 de septiembre de 2010

La respuesta de un granuja



Han incorporado una vulgaridad deliberada y despótica a su verba y a su praxis. Alegan que usan vestimenta de burócratas, pero que se enorgullecen de ser militantes. ¿Cómo, quién? Como ese orate del isabelismo setentista sentado al lado de Néstor Kirchner que calificó al Dr. Julio Strassera, fiscal de las juntas militares, de “borracho hijo de puta”.
¿Qué opina de esos tonos y modos? Se lo pregunté la otra noche a un aparentemente fervoroso dirigente peronista de Lomas de Zamora que ahora tiene gravitación fortísima en el aparato del Estado. Ah, bueno, se defendió, pero ese compañero hablaba como “militante”, no como funcionario.






Este artículo muestra cómo esos granujas hacen el mál con pasión

jueves, 2 de septiembre de 2010

Juventud olímpica


La Presidenta Cristina Fernández junto a Brian Toledo, medallista de oro en jabalina en los Juegos Olímpicos Juveniles de Singapur



http://www.youtube.com/watch?v=VQIRalrOvuA

miércoles, 1 de septiembre de 2010

La bronca de Magnetto con Tinelli

“En Casa Rosada, Cristina Fernández de Kirchner (57) recibió a Lola Ponce (30). La cantante, acompañada de su padre, Héctor, cumplió con su sueño de llevar al Salón de la Mujer el premio AILA, que recibió dos años atrás de manos del Senado Italiano. “Era un deseo pendiente que hoy concreté”, confesó.”

Revista Caras, 24/8/2010

Nuestros kantianos



Siempre comento con mis cumpas en las asambleas cuando se viene un trosko con todo su bagaje revolucionario: “¡Ahí viene el imperativo categórico”. En este sentido es el artículo de Rubén Dri:

La buena voluntad kantiana

Los partidos de izquierda y semiizquierda, llamados de centroizquierda, se sienten en su propia salsa cuando el Gobierno presenta rasgos reaccionarios y represivos. La contradicción aparece entonces con absoluta claridad, sin peligro alguno de confusión. La realidad se enturbia cuando el gobierno de turno presenta rasgos populares o, en todo caso, que benefician a los sectores populares. Dichos partidos necesitan que el Gobierno sea reaccionario. De esa manera, piensan que tienen espacio para su crecimiento, sin ningún tipo de confusión. Los hechos del presente gobierno desmienten esa pretendida realidad. ¿Cómo hacer entonces para que esa necesidad se transforme en realidad, o sea creída como tal? Es allí donde viene en su auxilio Kant, ese gran filósofo de fines del siglo XVIII. Dice Kant al inicio de Fundamentación de la metafísica de las costumbres: “Ni en el mundo, ni, en general, tampoco fuera del mundo, es posible pensar nada que pueda considerarse como bueno sin restricción, a no ser tan sólo una buena voluntad”, es decir, una buena intención. No se trata de hechos sino de intenciones. Son éstas las que cuentan. En consecuencia, todos los hechos deben ser juzgados según sus intenciones.


Para cortar por lo sano, representantes de esos partidos de izquierda directamente afirman que la única intención o voluntad de los Kirchner es “robar”. Con ello, no hay hecho que se salve, pues todos ellos tienen como única intención el robo. El asunto queda así plenamente clarificado. Todos los hechos del Gobierno serán pasados por este tamiz. La política de los derechos humanos en la realidad, independientemente de las intenciones, ha producido hechos que los sectores del campo popular, con los movimientos de derechos humanos a la cabeza, reclamaban insistentemente. Los genocidas están siendo juzgados y condenados, la jefatura del Ejército fue desmantelada, la Corte Suprema de la ignominia fue descabezada y, en su lugar, fueron elegidos miembros de intachables antecedentes. ¿Qué dicen al respecto nuestros kantianos? Todo eso lo hace el Gobierno para tapar sus negocios, para cooptar a los movimientos populares y, en especial, a los de derechos humanos. Además, el juicio a los genocidas ya estaba “en la corriente” (sic!). Mientras practica una política de derechos humanos del pasado, los derechos humanos del presente son pisoteados.


Latinoamérica vive una nueva etapa de su historia. Por primera vez, desde las luchas de Felipe Varela contra la política genocida de Mitre, se habla de la Patria Grande Latinoamericana. El proyecto del ALCA de Bush naufraga en las aguas de Mar del Plata; el Mercosur, con todas sus contradicciones, experimenta verdaderos avances, se forma la Unasur. Por primera vez se unen todos los presidentes latinoamericanos para rechazar el golpe de Estado contra uno de ellos. ¿Qué dicen nuestros kantianos? Por ahí va la corriente y, en todo caso, se trata de “negocios”. Para algunos es peor, pues afirman que la Argentina es el freno para estos avances latinoamericanos.


Viene luego el movimiento “golpista” de las corporaciones agrarias, denominado “del campo”, que sometió al país a un feroz lo-ckout comandado por la “democrática” Sociedad Rural y protagonizado por los Panzers de la Federación Agraria. El problema giró alrededor de la 125. ¿Qué opinaron nuestros kantianos? Que toda la culpa del conflicto es del Gobierno porque las retenciones eran para pagar la deuda externa y, por otra parte, no propuso “retenciones segmentadas”. En realidad todas las propuestas del Gobierno haciendo concesiones a los pequeños productores fueron rechazadas, lo que indicaba a las claras que no se trataba de segmentar las retenciones. Finalmente, se llega a las votaciones en ambas cámaras. En Diputados es donde se lucen los kantianos. El hecho, no la intención, era votar a favor o en contra de la 125. Si se votaba a favor se estaba con el Gobierno; si, en contra, con la Sociedad Rural y sus socios. La intención de nuestros kantianos desmintió el hecho: votaron por las retenciones segmentadas. Lo único bueno, como afirma Kant, es la “buena voluntad” o la pureza de intención. Los hechos son despreciables. Tuvo que ser el jefe de los Panzers de la FA, Eduardo Buzzi, quien finalmente aclarase la naturaleza del conflicto que en vano muchos habíamos denunciado. “La consigna es –afirmó en una reunión de productores agropecuarios– desgastar a este gobierno.”


Viene ahora otra ocasión brillante para que un partido de centroizquierda como Proyecto Sur muestre definitivamente que ha incorporado la buena voluntad a su política de desgaste del Gobierno, con lo que piensa acrecentar su espacio político. Se trata de la votación del 82 por ciento a los jubilados. Como partido de izquierda, Proyecto Sur está a favor de la medida. Por otra parte, sabe, y lo ha dicho su jefe, que aprobar tal medida sin proponer la fuente de financiamiento es una irresponsabilidad. ¿Qué hace entonces? Da el quórum para el debate. Presenta la propuesta de financiamiento. Con ello, su buena voluntad ha sido plenamente demostrada. Ha salvado sus principios. Ahora sabe que si da quórum para la votación se aprobará la propuesta del 82 por ciento que había declarado como “irresponsable”. El dar el quórum está en los despreciables hechos. No tiene importancia. Su buena voluntad está a salvo.


http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-152376-2010-09-01.html